El enfoque de Pikler para el desarrollo infantil

INFO 11 de abril de 2022: Contenciones en Asia provocan subidas de precios y escasez de productos.

Consejo: si encuentras algo que te gusta, no esperes más, a riesgo de no encontrar más (o de comprarlo más caro en unos días).

Desarrollo de los niños: descubriendo el enfoque de Pikler

Emmi Pikler, quien dio nombre a su método de enseñanza, que hoy se encuentra en los cuatro rincones del planeta, completó sus estudios de medicina en Viena en la década de 1920. La capital austriaca fue en ese momento la cuna de las ideas reformistas, desde la política hasta la economía, incluidas la salud y la educación.

Emmi Pikler ejerció sus habilidades como pediatra pero también su talento como educadora en su práctica privada en Budapest. Hoy proponemos poner el foco en el enfoque Pikler, un método educativo que aboga por el empoderamiento del niño desde sus primeros meses.

Libertad total de movimientos, pilar del método Pikler

El principio fundamental del enfoque de Pikler está estrechamente relacionado con los avances en neurociencia. En efecto, se descubrió, a principios del siglo XX , que el desarrollo psicomotor del niño se inicia sobre todo por sí mismo, por sus iniciativas personales que son del orden del reflejo. Durante sus consultas, la Dra. Emmi Pikler notó que los niños cuyos padres trabajaban todo el día eran mucho más tempranos que otros, ya sea en el habla, la marcha, el crecimiento y el desarrollo intelectual. Esta observación empírica se sumó a las conclusiones de las neurociencias al respecto.

Todo el trabajo de la Dra. Emmi Pikler ha consistido en teorizar este enfoque y concienciar a los padres sobre la importancia de empoderar al niño. En lugar de guiar sus pasos, los padres ahora tenían que asegurar el entorno de su hijo para permitirle evolucionar libremente. Las intervenciones de padres y educadores debían reducirse al mínimo estricto, como cuando está en juego la seguridad del niño.

Para Emmi Pikler, nunca se debe poner al niño en una posición que no pueda lograr por sí mismo, sin ayuda externa. En términos concretos, el Dr. Pikler cree que no se debe hacer que el niño se siente antes de que pueda hacerlo por sí mismo, ni se debe sujetarlo con la mano para que pueda ponerse de pie antes de que tenga la capacidad muscular. para hacerlo Cada hito en el desarrollo motor se alcanza por iniciativa propia del niño, como resultado de sus propios esfuerzos.

Los equipos que fomentan la pasividad del bebé están prohibidos en el enfoque de Pikler. En lugar de asientos con ruedas, Pikler recomienda soportes de cualquier tipo que sirvan de soporte. Este es el punto central del triángulo de Pikler , una pieza central del equipo en este enfoque y que permite al niño ganar apoyo y trepar con total seguridad. Emmi Pikler detalló su enfoque en su primer libro publicado en 1940, al comienzo de la guerra.

La ritualización del cuidado, un momento privilegiado de complicidad

Los momentos de cuidado no se consideran como una contribución del padre o cuidador al niño, sino como un momento de complicidad entre dos personas por derecho propio. A medida que el padre o cuidador responde a las necesidades físicas del niño, se pone en contacto directo con él y responde a sus señales. Lo considera como un ser que tiene sus necesidades, pero también sus deseos y sus anhelos. Pikler recomienda que el padre o cuidador comente verbalmente sobre el cuidado que brinda al niño, porque el niño ya puede reconocer la entonación cariñosa. Este vínculo de confianza creado y renovado permite que el niño participe activamente en el ritual del cuidado y le da confianza en sí mismo.

En su guardería para niños desfavorecidos de Budapest, el Dr. Pikler ha desarrollado una “coreografía” de “cuidados terapéuticos” en un ambiente agradable y estimulante, con un diálogo verbal y no verbal respetuoso. El Dr. Pikler también ha desarrollado técnicas de interpretación de las señales enviadas para que el niño se adapte a su ritmo y le ayude a cubrir sus necesidades con la mínima intervención por parte del padre o cuidador.

Deja un comentario