Exfoliante: Las mejores opciones para 2022

¡Qué sensación tan agradable tener una piel sana y suave! El aliado más fiel de tu baño, para conseguir este resultado, es sin duda tu exfoliante. La exfoliación es uno de los tratamientos cosméticos más antiguos: recuerda, la propia Cleopatra se bañaba en leche fermentada para mimar su piel.

El principal objetivo de los exfoliantes es eliminar todas las células muertas que se acumulan en la capa superficial de la epidermis, para poder regenerar la piel. Los distintos tratamientos exfoliantes han mejorado notablemente con el tiempo y hoy en día disponemos de técnicas de exfoliación con resultados convincentes.

En breve

  • Los exfoliantes son productos cosméticos diseñados para limpiar y eliminar las impurezas del rostro y el cuerpo. De hecho, con el tiempo, las células muertas se acumulan en las capas superficiales de la piel: es entonces cuando la exfoliación se vuelve necesaria.
  • La piel renueva sus células durante un ciclo natural de 28 días; sin embargo, este proceso se vuelve menos eficiente con el tiempo. La exfoliación, también conocida como peeling , favorece esta renovación celular. Un exfoliante promueve una mejor regeneración de la piel, mientras la mantiene limpia y suave.
  • Para lograr grandes resultados sin dañar tu piel, considera factores como tu tipo de piel y la composición y calidad del exfoliante. ¿A qué esperas para disfrutar al máximo de una piel sana, tersa y joven? ¡A tus matorrales!

Nuestra selección de los mejores exfoliantes del mercado español

A la hora de cuidar nuestra piel, somos especialmente exigentes. Lo mejor… por lo demás nada. Pero, ¿cómo estar seguro de elegir el exfoliante más adecuado? Para ponértelo más fácil, hemos seleccionado los exfoliantes más populares del mercado. Inmersión en el mundo de la exfoliación:

El modelo exfoliante 100% orgánico, con sal del Mar Muerto

Exfoliante corporal 100% orgánico con sal del Mar Muerto. A base de ingredientes naturales: sal recolectada a mano, fórmula sin parabenos ni aditivos. Especialmente diseñado para pieles sensibles, se funde suavemente con la piel. Combinación entre los poderosos minerales de la sal del Mar Muerto, aceites de mango y kiwi, almendras dulces y aceite de trigo. ¡Un producto de belleza 100% vegetariano, para mimar suavemente tu piel!

El exfoliante con la mejor relación calidad-precio, set de 2 por menos de 10€

Precio bajo pero exfoliación intensa: exfoliación efecto “piel nueva” inmediata. Se adapta a todas las zonas del cuerpo, incluso a las más rebeldes: brazos, vientre o rodillas. En una sola aplicación: textura de la piel visiblemente afinada y tersa. Lineance Exfoliante 100% natural, con polvo de hueso de albaricoque, de venta en lotes de 2 tubos de 150ml por menos de 10€.. en definitiva, ¡un tratamiento que mima tu piel tanto como tu bolsillo!

El mejor exfoliante tradicional con jabón negro, tipo hammam

Con este tratamiento exfoliante de jabón negro: bienvenido a la tradición del hammam. El jabón negro proporciona una exfoliación suave, los granos exfoliantes no son palpables al tacto y así preservan la piel frágil. Rica en vitamina E: mejora la elasticidad de la piel y reduce la aparición de arrugas. Muy nutritivo, este exfoliante estimula la creación de colágeno y la regeneración celular. ¡Para una exfoliación tradicional, en las reglas del arte marroquí!

El clásico modelo exfoliante con arcilla blanca, por menos de 5€

Este exfoliante de Arcilla Blanca de Cattier ofrece a todo tipo de pieles un tratamiento exfoliante suave, para una piel libre de impurezas, tersa y regenerada. Enriquecido con aceite de jojoba, combinado con aceite esencial de menta, agua floral de lavanda y aloe vera orgánico, para una piel calmada y purificada. Un exfoliante orgánico clásico y eficaz, que respeta tanto el medio ambiente como tu presupuesto.

Guía de compra: Todo lo que necesitas saber sobre un exfoliante

En la jungla de la cosmética, el conocimiento de las propiedades de cada tratamiento es fundamental para elegir con conocimiento de causa respetando nuestra piel. Y como no todos somos expertos en exfoliantes, hemos respondido para ti las preguntas más frecuentes de los usuarios.

¿Cuáles son los beneficios de usar un exfoliante?

Al acumularse en las capas superficiales, las células muertas resecan nuestra epidermis. Literalmente evita que nuestra piel respire. El uso regular de un exfoliante tiene muchos beneficios, tanto desde el punto de vista estético como para la salud de nuestra piel en el día a día.

Entre los principales beneficios de los tratamientos exfoliantes se encuentran: la eliminación de células muertas, y el aumento de elastina y colágeno, con el fin de evitar el fotoenvejecimiento de la piel. La exfoliación también ayuda a mejorar los resultados de cualquier otro producto para el cuidado de la piel. De hecho, al liberar la piel de las células muertas, un exfoliante facilita la absorción de los tratamientos cosméticos posteriores. Por último, reducen las manchas y regulan el pH de la piel.

¿Cuáles son los diferentes tipos de exfoliantes?

Los exfoliantes se clasifican según su composición y modo de uso. Se distinguen dos grandes grupos: los exfoliantes físicos, cuyo medio de exfoliación es la fricción. Y exfoliantes químicos, formulados a partir de ácidos o enzimas, y para ser utilizados sin frotar.

Entre estos dos tipos de exfoliantes, encontrarás tratamientos en diferentes formas. El tipo de exfoliante elegido dependerá principalmente de tu tipo de piel. Además, existe un tercer tipo de exfoliante, el enzimático, menos conocido. Forman parte de los exfoliantes químicos y se utilizan principalmente en forma de mascarillas. La siguiente tabla resume todo en detalle:

Características Exfoliantes físicos o mecánicos Exfoliantes químicos
Función Elimina las células muertas por fricción de los granos sobre la piel. Elimina las células muertas sin necesidad de frotar.
Formato Esponja, piedra pómez, mascarilla o cremas. Tónico, crema, limpiador, sérum o mascarilla.
Composición Natural con granos de sal o azúcar, bambú, fibras vegetales o copos de avena. Sintético con nylon o polietileno. Ácidos hidroxilicos: glicólico (de la caña de azúcar), cítrico, láctico, tartárico y málico.
tipo de piel Piel grasosa. Pieles sensibles.

¿Para qué zona del cuerpo usas un exfoliante?

Muchos novatos en cosmética imaginan que los tratamientos de exfoliación solo funcionan en la piel del rostro. Es falso ! Hoy en día, podemos elegir entre multitud de exfoliantes específicos para cada parte del cuerpo. Esta variedad mejora los resultados, ya que ahora nos permite utilizar un tratamiento perfectamente adecuado para cada zona.

Más allá del exfoliante facial o corporal, existen tratamientos exfoliantes destinados a la exfoliación de brazos, piernas, pies, labios o cuero cabelludo. Se recomienda utilizar un exfoliante específico para la zona a tratar, ya que cada parte del cuerpo tiene una sensibilidad diferente, a la que se adapta su tratamiento.

¿Cómo aplico correctamente mi exfoliante?

La aplicación puede variar según el tipo de producto y la zona exfoliada. Es importante prestar atención a las instrucciones de uso y precauciones de uso de cada envase para asegurarse de que lo utiliza correctamente. Sin embargo, hay algunos pasos básicos comunes a todos los exfoliantes. En breve :

  • Prepara tu piel antes de usar tu exfoliante. Es recomendable limpiar previamente la zona con agua y jabón, para eliminar las impurezas.
  • Aplica tu exfoliante sobre la piel húmeda. La humedad crea una barrera protectora con agentes exfoliantes y reduce el daño potencial.
  • Use pequeñas cantidades. Y extienda su exfoliante con movimientos circulares, con sus manos o usando esponjas, cepillos o guantes específicos.
  • Enjuague bien el exfoliante con agua fría. Ayuda a cerrar los poros después de la exfoliación para obtener resultados óptimos.
  • Aplique una crema hidratante corporal o facial en el área exfoliada. Con el fin de hidratar al máximo esta parte del cuerpo después del tratamiento.

¿Con qué frecuencia debo usar mi exfoliante?

La frecuencia de uso depende principalmente de tu tipo de piel. La exfoliación, a pesar de sus múltiples beneficios, puede ser un tratamiento abrasivo para la piel, y no se debe abusar para no debilitar la dermis.

Para pieles secas o normales, se recomienda utilizar un exfoliante una vez por semana. Si tienes la piel grasa, puedes subir hasta dos veces por semana. Para pieles sensibles, es recomendable exfoliar una vez al mes, no más. El efecto podría volverse contraproducente.

¿Cuál es la diferencia entre  un peeling , un exfoliante y un exfoliante?

Estas tres palabras son las más recurrentes cuando se habla del tema de los exfoliantes. Los términos se refieren a técnicas de exfoliación con ligeras diferencias. Peeling se utiliza para designar los tratamientos de exfoliación química que se realizan en los centros de estética.

Scrub , es el nombre que se le da a los exfoliantes corporales, que contienen gránulos de mayor tamaño. Por último, los “scrubs” contienen microgranos y combinan exfoliación mecánica y/o química. Suelen venir en forma de mascarilla o gel.

¿Cuáles son las precauciones para usar exfoliantes?

Los exfoliantes, si bien son beneficiosos para la piel, pueden ser duros si no se usan con cuidado. Primero: usa siempre un exfoliante adecuado para tu tipo de piel. Es recomendable probar previamente el exfoliante en una pequeña zona, para asegurarnos de que no provoca ninguna reacción.

Como hemos visto, es fundamental utilizar cada tratamiento en la zona dedicada. Un exfoliante corporal aplicado en la cara, por ejemplo, puede causar verdaderos daños en la piel. Para cada piel, para cada zona del cuerpo: su exfoliante.

Se recomienda no aplicar su exfoliante sobre heridas, cicatrices o eccemas, para evitar irritaciones.

¿Cuáles son los errores más comunes al usar un exfoliante?

La correcta utilización de un tratamiento exfoliante no es tarea fácil. El objetivo es optimizar la exfoliación, para obtener un resultado óptimo. Uno de los errores más comunes es no mojar previamente la zona a exfoliar. Suena tonto, pero este gesto es crucial para no dañar su piel.

Otro error común al usar exfoliantes es olvidarse de la hidratación post-exfoliación. La aplicación de una textura hidratante es fundamental para proteger la piel y evitar que se reseque tras una exfoliación. De nada sirve exfoliar si no se hidrata después, para volver a fortalecer la piel.

Criterios de compra

Nada es peor que el desconocimiento y la indecisión ante las múltiples opciones que ofrece el cuidado cosmético. Para ayudarlo en su selección, hemos enumerado los elementos clave a considerar para determinar qué exfoliante será el más apropiado para su tipo de piel y uso. Déjate guiar:

tipo de piel

El criterio de compra más importante para la compra de cualquier producto cosmético es: tipo de piel. En el caso de los exfoliantes, es tanto más importante que la exfoliación puede ser un tratamiento agresivo para la dermis, si no se utiliza correctamente.

Presta mucha atención a las instrucciones en el empaque del exfoliante y asegúrate de que sea ideal para tu tipo de piel. Como se mencionó, los exfoliantes químicos son excelentes para la piel sensible, mientras que un tipo de exfoliante físico funcionará mejor para la piel grasa.

área del cuerpo

Una de las preguntas más frecuentes sobre el uso de un exfoliante es si es adecuado solo para la cara o también para el resto del cuerpo. Descubrimos que hay exfoliantes faciales, exfoliantes corporales, exfoliantes para pies e incluso exfoliantes para labios. Este criterio de compra fundamental le ayudará a orientar los productos correctos desde el principio.

Asegúrate de usar el exfoliante adecuado en cada parte del cuerpo para evitar reacciones en la piel, pero también para evitar dañar tu piel. Siga todas las indicaciones de uso de los especialistas, para poder obtener todos los beneficios del tratamiento.

Composición

Una de las cosas que más nos preocupa a la hora de comprar cosméticos es su composición. Los exfoliantes a menudo tienen nombres de componentes extraños entre sus ingredientes, que encontramos difíciles de reconocer y temerosos de usar. Las exfoliaciones químicas suelen contener AHA (alfa hidroxiácidos).

Este químico, soluble en agua, no penetra profundamente en los poros de la piel. Por lo tanto, es ideal para pieles secas. Otro componente común es el BHA (beta-hidroxiácidos), que tiene propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, ideal para pieles sensibles.

Siempre es importante tener en cuenta la composición del exfoliante que vamos a utilizar. ¡Cuantos más ingredientes naturales encuentres allí, mejor! Sobre todo para los exfoliantes faciales, porque esta es una de las zonas donde la piel es más sensible. Los exfoliantes corporales usan fórmulas más fuertes.

Formato

La gran variedad de exfoliantes que hay actualmente en el mercado nos ofrece un abanico de posibilidades. También en cuanto al formato. Podrás elegir entre exfoliantes en forma de crema, gel, mascarilla, esponja, piedra pómez, tónico, etc. De hecho, ante un panel tan amplio: ¡difícil elegir!

Para identificar qué formato nos conviene más, hay que tener en cuenta sobre todo dos aspectos: la comodidad y el gusto. Realizar un tratamiento exfoliante es un momento de relajación, que siempre disfrutaremos mejor si nuestra exfoliación es sinónimo de confort y relajación. Elige el exfoliante que más te atraiga en términos de textura, aroma o color.

Calidad

Como con todos nuestros productos cosméticos, la calidad es clave. Cuanto mayor sea la calidad del exfoliante, menor será el riesgo de daños o reacciones en la piel. Opta siempre por productos de excelente calidad y que respeten tu piel: ¡se lo merece!

Reconocer la calidad de un producto cosmético no es necesariamente fácil. La forma más fácil es guiarse por las opiniones de especialistas en la materia. También es recomendable utilizar productos de marcas que conocemos, ya que esto te da garantía de que tu piel los tolera bien.

En resumen

Exfoliar nuestra piel para eliminar las células muertas de las capas superficiales es un gesto de belleza imprescindible, para una piel suave y sana. El uso regular de un exfoliante te aporta muchos beneficios, entre ellos la reducción de los signos de la edad, la eliminación de imperfecciones así como la regulación del PH.

Cada tipo de piel tiene su propio exfoliante; y a cada zona del cuerpo también. Las opciones son casi ilimitadas, hay algo para todos. Respeta tu piel al máximo y mímate: gracias a los tratamientos exfoliantes, ¡cuidarte nunca ha sido tan fácil!

Si te ha gustado esta guía sobre exfoliantes y has recibido un buen apoyo en tu elección, ¡no dudes en dejarnos un comentario y compartir el artículo en las redes sociales!

(Fuente de la imagen principal: langstrup:79060445/123rf.com)

Deja un comentario