No hay nada como las mantas eléctricas para afrontar las noches más frías. Para evitar el contacto con una cama helada, debes optar por la mejor manta eléctrica que te mantenga abrigado incluso en las temperaturas más bajas.

Este tipo de material no siempre ha tenido buena reputación. La elección de este accesorio es muy sutil, porque un simple paso en falso puede ser fatal.

Los equipos de mala calidad pueden provocar incendios y otros accidentes domésticos.

Un modelo que tarda mucho en adquirir calor o que se sobrecalienta demasiado rápido puede causar problemas al usuario.

Los equipos fabricados con material inadecuado pueden asfixiar o quemar al usuario.

Teniendo en cuenta estas observaciones, no tendrá problemas para elegir la mejor opción y encontrar un producto de buena calidad que garantice seguridad y comodidad.

¿Cuál es la mejor manta térmica?

Más allá de la relación calidad-precio, debes asegurar la fiabilidad del producto y su seguridad. La elección de una manta eléctrica no se hace a la ligera.

Debes comprobar si el modelo tiene una calidad de fabricación impecable, que el calor está bien gestionado y que no corre el riesgo de generar accidentes domésticos.

Aparte del calor, una buena manta también alivia algunas dolencias como el dolor de espalda y la artrosis.

El modelo correcto también ahorra energía y no requiere calentar una habitación entera para aprovechar el calor.

Puede perderse entre cada marca que se ofrece en el mercado. En su lugar, haga una comparación entre estos diferentes artículos de calidad garantizada.

A continuación, te presentamos las mejores mantas eléctricas :

1. Manta calefactora Intellisense de dos plazas de Imetec



  • Regálese el intenso placer de poder meterse en una cama calentita durante las frías y gélidas noches de invierno. Con protección contra sobrecalentamiento, esta pequeña maravilla cuenta con tecnología de calentamiento rápido y tarda solo 5 minutos en calentarse. Esta función le otorga tres veces más velocidad en comparación con los modelos convencionales.
  • Puede estar seguro de permanecer caliente toda la noche gracias a la opción «intellisense» que detecta las temperaturas. Esta opción mantiene automáticamente el nivel de confort seleccionado durante toda la noche, sin verse influenciado por la temperatura ambiente.
  • Un doble mando desmontable te da la posibilidad de elegir entre los 6 niveles de temperatura disponibles y programar el apagado.

2. Manta lavable a mano Daga



  • Lavable a máquina oa mano, este modelo ofrece un tacto muy suave y muy agradable. Te proporciona un calor suave en pleno invierno y te ofrece un confort óptimo durante las noches más gélidas. Hay 6 niveles de temperatura para elegir. Tú eliges el que mejor se adapta a ti según la comodidad que buscas.
  • Con un color muy sobrio y bastante discreto, el producto no interfiere en la decoración de tu dormitorio. Incluso puedes instalarlo en la sala de estar cerca del sofá para calentarte mientras ves la televisión.

3. Lanaform Electric Heated Plaid 9 niveles de intensidad



  • Equipado con un control remoto desmontable, este producto es cómodo de usar. Con una dimensión de 160 cm x 130 cm, este modelo tiene un tamaño lo suficientemente grande como para cubrir a más de una persona.
  • Dependiendo de sus necesidades y requisitos, puede elegir entre 9 niveles de intensidad de calor. Puede ajustar el patrón fácilmente simplemente presionando el control remoto.
  • El tiempo de ejecución se puede configurar hasta 9 horas seguidas. Puedes meter la prenda en la lavadora a una temperatura de 40° C. Con una potencia de 220-240 V y 120 W, el modelo tiene opción de protección contra sobrecalentamiento. Garantiza tu seguridad evitando accidentes domésticos.

4. Manta a cuadros suave con calefacción de microfibra Imetec



  • Disfruta de la calidez relajante y la suave manta de este acogedor edredón. En una versión moderna para sofás, el modelo ofrece un extraordinario confort en un formato extra grande de 180×140 cm.
  • Esta manta calefactora eléctrica solo consume 150 W de energía. Mucho más que un clásico plaid, este modelo es realmente único. Para usarlo, solo tienes que encender el dispositivo, seleccionar la temperatura deseada y listo.
  • Una función permite que se apague automáticamente después de tres horas. Puedes elegir entre 6 temperaturas. Este cubrecolchón con calefacción está hecho de microfibra bicolor suave y antialérgica.

5. Manta térmica Princess Fleece



  • Al no estar enchufado, este modelo se puede utilizar como una simple manta y te mantiene abrigado a una buena temperatura. Una vez enchufado, el artículo te brinda una incomparable sensación de suavidad y calidez.
  • Con el título de manta polar térmica eléctrica, el producto te mantiene abrigado incluso en los inviernos más fríos y gélidos. Mejor que un calentador de colchón, este modelo se beneficia de una gran suavidad gracias a su material de fabricación de altísima calidad.
  • También cuenta con un adecuado sistema de seguridad que evita el riesgo de accidentes domésticos. La tela es muy sólida y permanece intacta incluso después de varias horas de uso.

Guía de compra: las mejores mantas eléctricas en 

Los diferentes tipos de mantas eléctricas

mejor-manta-calefactora

Puedes elegir entre tres modelos: la manta eléctrica, la funda de colchón eléctrica y la manta eléctrica.

mantas electricas

Los modelos eléctricos tradicionales ofrecen comodidad y versatilidad. Se pueden poner o quitar fácilmente de la cama. Sin embargo, estar encima de ti en la cama hace que pierda calor rápidamente.

cubrecolchones electricos

El modelo retiene un poco más de calor al colocarse entre usted y el colchón. Este tipo de equipo es la mejor alternativa frente a las mantas eléctricas. Su desventaja sería la dificultad de un uso ocasional, a menos que quieras quitar la cama para apagarla o volver a encenderla. Sin embargo, este tipo de accesorio retiene más calor, porque tú eres el beneficiario del calor que irradia hacia arriba.

Mantas eléctricas

Son similares a los modelos eléctricos estándar, pero de menor tamaño. El modelo es ideal para acurrucarse o acurrucarse en el sofá. Sin embargo, las mantas térmicas no producirán tanto calor como una manta eléctrica.

Una manta eléctrica es segura, suave y sutilmente cálida

Las mantas eléctricas, los cubrecolchones y las mantas térmicas pueden ser muy útiles para mantenerte abrigado durante el invierno. No hay nada más agradable que sentir una sábana calentita en una fría noche de invierno. Ya no sufrirás de pies helados. Además, una cama extra caliente ayuda a aliviar los dolores.

Muchos modelos tienen una función de precalentamiento que les permite configurarlos a la temperatura deseada. El ajuste de calor puede alcanzar hasta 10 niveles. Algunos accesorios grandes tienen dos controles para cada lado de la cubierta.

Los modelos de mantas eléctricas no siempre han gozado de la mejor reputación. Los modelos más antiguos tendían a ser gruesos y toscos. En las décadas de 1960 y 1970 se informaron casos de incendios domésticos y accidentes.

Se han realizado mejoras en los nuevos modelos. Mucho más modernos, están hechos de hilos finos y flexibles intercalados entre capas de vellón, felpa o punto ultrasuaves.

La cuestión de la seguridad es primordial en la elección de una manta eléctrica. Para evitar accidentes, los productos actuales vienen con temporizadores de apagado automático y adaptadores de corriente de amplia capacidad.

Algunas personas optan por artículos de bajo voltaje. Este tipo de producto está recomendado para mascotas. La ropa de cama eléctrica más moderna se puede lavar y secar a máquina, siempre que siga las recomendaciones del fabricante. Se debe tener cuidado con el equipo, ya que incluso los modelos más seguros pueden volverse menos seguros si se dañan o se usan incorrectamente.

Los criterios a tener en cuenta a la hora de elegir una manta eléctrica o un colchón calefactable

No confíes en los anuncios. Un producto se considera efectivo solo después de una prueba. Depende de ti hacer esto bien antes de comprar una manta eléctrica.

Verifique el nivel de seguridad : este es el punto más importante que debe verificar antes que nada. Nunca compre un producto que no lleve la marca UL o ETL. UL ha desarrollado el único conjunto integral de normas de seguridad para ropa de cama eléctrica para los Estados Unidos.

UL significa Underwriters Laboratories. Sus estándares de seguridad son los más aceptados y reconocidos en los Estados Unidos. Lo mismo es cierto para ETL de acuerdo con el mismo estándar UL # 964. Todos los modelos de las principales marcas de ropa de cama con calefacción cumplen con este estándar.

Calidad y durabilidad del producto : una vida útil razonable sería de 5 años. La funcionalidad debe estar intacta. Lo mismo ocurre con la tela, que debe soportar repetidos lavados y secados. Además, la tela y los cables calefactores internos deben ser cómodos y flexibles.

Elegir entre una manta térmica o una almohadilla de colchón térmica : aunque en su mayoría se reduce a la elección del usuario, hay más ventajas en el uso de una almohadilla de colchón térmica que en los modelos eléctricos. De hecho, el calor contenido por la funda del colchón eléctrico se mantendrá durante más tiempo, ya que no está expuesto al aire.

Las fundas de colchones eléctricos son inherentemente más seguras contra el sobrecalentamiento. El cojín se mantiene plano sobre el colchón y no se puede enrollar como una manta.

Usando una almohadilla de colchón caliente, puede usar cualquier manta o edredón. Los problemas de derrames se solucionan rápidamente con los resistentes e impermeables colchones calefactores.

Características y facilidad de mantenimiento : compruebe las características cuidadosamente antes de comprar el producto. Una persona con poca capacidad de agarre debe optar por un modelo de control remoto con una perilla grande que sea fácil de girar y agarrar.

Un modelo controlado numéricamente sería muy práctico para él. De manera similar, una persona con problemas de la vista debe elegir un control con dígitos grandes e iluminados en el dial de ajuste.

Considere el peso de la manta. Esto no debería ser demasiado pesado para ti. Para garantizar un confort individualizado entre dos personas, es necesario optar por modelos equipados con doble nivel de calor.

El precio estimado de una ropa de cama con calefacción y el tiempo de pago  – Los precios minoristas dependen principalmente del tamaño del producto, las características, la tela utilizada, la comodidad y la calidad. Hay artículos aptos para todos los presupuestos. Por una manta térmica, puede obtener entre € 40 y € 200. El precio del cubrecolchón calefaccionado está valorado entre €35 y €200.

Independientemente del producto que elija, ahorrará muchas veces el precio de compra de su nueva ropa de cama con calefacción, con costos de energía más bajos, ya que naturalmente bajará el termostato de su manta durante la noche.

La longitud del cable de alimentación : los fabricantes recomiendan no usar un cable de extensión con ropa de cama con calefacción. Por lo tanto, debe consultar la longitud del cable de alimentación para garantizar la accesibilidad a su fuente de alimentación.

Garantía : preste mucha atención a la garantía de cualquier cobertura que esté considerando comprar. En caso de mal funcionamiento, puede estar seguro de permanecer cubierto. La mayoría de las garantías van de dos a cinco años.

Los beneficios para la salud del uso de mantas eléctricas

Los estudios han demostrado que las mantas eléctricas pueden aliviar el dolor de una serie de enfermedades comunes.

El calor que proporciona una manta eléctrica puede aliviar el dolor causado por la artritis y la fibromialgia, una afección que provoca sensibilidad y dolor en los tejidos blandos del cuerpo. Además, el calor que ofrecen las mantas eléctricas no favorece el desarrollo de los ácaros del polvo.

Hacer una manta eléctrica

Para crear una manta eléctrica, los fabricantes agregan un elemento calefactor entre las capas de una manta, que está regulado por una unidad de control. El elemento calefactor suele ser una red de cables eléctricos aislados entrelazados a lo largo y ancho de la manta.

Las mantas eléctricas más antiguas tenían cables voluminosos que pesaban aún más sobre el equipo. Los modelos actuales utilizan hilos finos de fibra de carbono que reducen el peso de la manta.

Los diferentes tamaños de una manta eléctrica

Los fabricantes de mantas eléctricas diseñan sus productos en diferentes tamaños. Hay modelos para camas pequeñas, así como modelos dobles o tamaño queen.

El «Queen and King» se prefiere para camas grandes porque tiene dos controles. Estos controles permiten que las personas en lados opuestos de la cama regulen la mitad de la temperatura de la manta, independientemente de la configuración de la otra mitad.

Otros modelos, de menor tamaño, están pensados ​​para su uso en sofás o sillas. Para una cama, el comprador debe evaluar el tamaño del colchón.

Limpiar una manta eléctrica

Lea atentamente las instrucciones del fabricante contenidas en el embalaje del producto. Estas instrucciones incluirán detalles de los tipos de detergentes y ajustes de calor adecuados para el proceso de limpieza.

Por lo general, no se recomienda la limpieza en seco de las mantas eléctricas, ya que los disolventes utilizados pueden corroer los elementos calefactores del dispositivo. Por lo tanto, los propietarios solo deben elegir la limpieza en seco si un fabricante de mantas eléctricas lo menciona específicamente como un método de limpieza apropiado.

Pasar por la lavadora : antes de pasar una manta eléctrica por la lavadora, el propietario primero debe desconectar la caja de control y el cable. Se debe realizar una inspección minuciosa de la manta antes de colocarla en la lavadora. Esto se hace colocando la cubierta plana y comprobando si hay material escaso o hilos expuestos.

Si no se aprecian daños, la prenda puede colocarse en la lavadora y agregarse un detergente suave. El lavado debe hacerse con agua fría en el ciclo suave. Demasiada manipulación podría dañar el material. Solo debe enjuagarse y escurrirse una vez.

La opción de secado : el secado al aire es el mejor método de secado. Si debe usar una secadora, elija un ajuste de calor bajo.

Lo mejor es mantener la manta eléctrica en la secadora solo hasta que esté ligeramente húmeda y continuar el proceso al aire libre. Espere a que el material esté completamente seco antes de volver a conectar el cable y la caja de control.