Las 5 mejores sillas de ruedas

La silla de ruedas, también conocida como VPH (acrónimo de Vehicle for Disabled Persons), es un equipo médico que se elige siguiendo el consejo de un terapeuta ocupacional. Debemos afrontar los hechos, elegir la mejor silla de ruedas no es un juego de niños.

Cualquiera que sea el grado de dependencia de una persona con movilidad reducida, la elección de este dispositivo dependerá de varios criterios de comodidad y maniobrabilidad. Por lo tanto, para evitar realizar una compra equivocada, es recomendable informarse previamente. Si no ha podido ponerse en contacto con un terapeuta ocupacional, al menos tómese el tiempo de navegar por esta guía comparativa.

En esta reseña encontrarás una selección de productos con la mejor relación calidad-precio. También descubrirás los buenos consejos que te llevarán a hacer la mejor elección.

Las mejores sillas de ruedas

¿Cuál es la mejor silla de ruedas?

Antes de comprar un VPH, debe definir el estado del paciente. ¿Necesitaría una silla de ruedas bariátrica, una HPV para una persona con discapacidad grave o más bien un modelo para una persona en recuperación? Una vez que haya definido el perfil del paciente, puede refinar sus elecciones en función de él.

Más allá del criterio de compatibilidad, las mejores sillas de ruedas también permiten al paciente disfrutar de:

  • Buen confort de asiento;
  • Velocidad de propulsión óptima;
  • Facilidad para realizar las acciones diarias;
  • Seguridad incrementada.

Los diferentes elementos que componen el dispositivo entran en juego en la determinación de estos cuatro criterios. Independientemente de la marca y la configuración, un buen HPV también debe ser portátil. Si tiene un presupuesto bastante limitado, considere también elegir un modelo respaldado por su mutua .

#1 Elite Care ECSP02 reposapiés para silla de ruedas



Esta silla de ruedas con reposapiés ajustable y extraíble tiene dos neumáticos traseros grandes y dos ruedas delanteras pequeñas. Su altura es de 90 cm; en cuanto a ancho y profundidad, es de 62 cm x 102 cm. Sus brazos se elevan y tienen una altura de 25 cm una vez colocados.

Elite Care ECSP02 se recomienda para pacientes convalecientes que no pesen más de 120 kg.

Este HPV es plegable. Por lo tanto, se beneficia de la facilidad de almacenamiento y transporte. Además, tiene la ventaja de su configuración de silla de ruedas de transferencia .

 

#2 Silla de Ruedas Mobiclinic Alcazaba



Esta silla de ruedas autopropulsada se beneficia de un armazón de acero. Su respaldo y asiento están hechos de telas ignífugas, y sus ruedas son lo suficientemente macizas para soportar golpes. Los reposapiés y apoyabrazos de este VPH son fijos. En cuanto a las dimensiones, su altura es de 86 cm, su ancho desplegado es de 46 cm y su ancho plegado es de 24 cm.

Este mobiclinic HPV de la gama Alcazaba está indicado para personas que buscan un HPV fácil de transportar en el coche . Atención, su capacidad de carga máxima es de 100 kg.

El vehículo se ve favorecido por su relación confort-ergonomía.

 

#3 Silla de ruedas D Pro T



Esta silla de ruedas plegable y liviana está rematada con ruedas a prueba de pinchazos. Se puede mover por medio de las manos del paciente , pero también se puede empujar, ya que tiene asas a la altura del respaldo. Su asiento de nailon está acolchado, al igual que sus reposabrazos. En cuanto a sus reposapiés, son plegables y desmontables.

La silla de ruedas D Pro T es adecuada para uso en interiores y exteriores. Es capaz de soportar un peso máximo de 100 kg.

Este HPV se ve favorecido por sus configuraciones acolchadas que brindan una comodidad óptima a los pacientes.

 

#4 Drive Medical TC005 Silla de ruedas de viaje



Esta silla de ruedas de viaje viene con una bolsa de transporte ligera con ruedas. Su estructura es de aluminio; su respaldo y asiento están hechos de tela reforzada. Además, cuenta con varios espaciadores que refuerzan su resistencia. Cuando está plegado, el Drive Medical TC005 tiene 1/3 del tamaño de un HPV normal.

Este modelo está recomendado para personas con movilidad moderada que tienen que moverse con frecuencia.

Drive Medical TC005 se destaca por su ligereza y buena calidad . Además, es muy apreciado por su configuración plegada muy compacta.

 

#5 Prim S22 Silla de ruedas plegable y liviana



Este sillón con reposapiernas extraíble y reposabrazos abatibles se pliega y despliega en un santiamén. Su estructura es de acero ligero y sus ruedas son macizas. Como está hecho de acero, es bastante sólido, pero pesa en cambio 20,1 kg. La altura de su respaldo es de 46 cm y la profundidad de su asiento es de 40 cm.

Esta silla de ruedas es adecuada para el uso de personas mayores , convalecientes y personas con movilidad reducida aumentada.

Este modelo se ve favorecido por sus reposabrazos regulables que se adaptan a las necesidades reales del paciente.

¿Qué es una silla de ruedas?

Las sillas de ruedas son vehículos de asistencia a la movilidad reservados para personas que sufren de una forma u otra dificultad para moverse con ambas piernas. Es un equipo médico recomendado por el médico tratante o adquirido por iniciativa personal.mejor silla de ruedas

Este equipo se elige preferentemente bajo el asesoramiento de un profesional de la profesión médica.

Todas las personas con un problema de movilidad, ya sean minusválidos físicos, ancianos, obesos o convalecientes, tienen derecho a obtener una silla de ruedas. Este vehículo de asistencia en viaje se puede utilizar tanto en interiores como en exteriores.

El HPV se ofrece en dos configuraciones: manual y eléctrica . La elección entre los dos tipos de sillas dependerá del grado de discapacidad del usuario. En cualquier caso, el modelo manual sigue siendo el más habitual y el mejor recomendado. Aparte de la compra, también es posible obtener una silla de ruedas a través del alquiler .

Preguntas que debes hacerte antes de confirmar tu compra

Bueno, antes de comprar un VPH, debe hacerse las preguntas correctas. Las respuestas le ayudarán a reducir sus opciones. Además, si consulta a un terapeuta ocupacional antes de su compra, le hará preguntas de rutina que le permitirán orientarlo mejor. Estas son algunas de las preguntas que debe tener en cuenta:

¿Quién usará el equipo?

Al responder a esta pregunta, podrá determinar mejor qué tipo de VPH debe tomar. Si la persona que utilizará el equipo tiene una constitución bastante robusta, por ejemplo, deberá orientarse hacia modelos con estructuras sólidas. En cambio, para un niño, será necesario elegir un modelo con una estructura ligera.

La respuesta también lo dirigirá a las dimensiones y características correctas. Si el paciente todavía tiene todas sus facultades mentales y necesita moverse frecuentemente al aire libre, por ejemplo, necesitará una silla de ruedas con tracción en las 4 ruedas . De lo contrario, será necesario llevar un modelo manual que sea cómodo y fácil de manejar.

¿Dónde y cómo se usará el VPH?

Los pacientes no necesariamente viven de forma estacionaria. Algunas personas con algún tipo de discapacidad física aún pueden realizar actividades al aire libre sin gran esfuerzo. En este caso, será necesario considerar la compra de un HPV que pueda soportar terrenos difíciles. Así que opta por modelos con ruedas todoterreno.

En el caso de un paciente que permanece la mayor parte del tiempo en el interior, habrá que elegir un modelo manual. Aquí, la elección de las ruedas es completamente libre. De cualquier manera, asegúrese de tener ruedas que sean lo suficientemente fuertes y estables para manejar las pequeñas salidas en el jardín.

¿Qué pasa con la facilidad de almacenamiento y transporte?

La mayoría de los HPV estándar son livianos y fáciles de transportar. Este equipo es en particular el reservado para uso auxiliar. Por lo tanto, si el paciente se ve obligado a viajar con VPH durante dos o tres meses, realmente no tendrá que preocuparse por la facilidad de transporte y almacenamiento.

En el caso de una discapacidad severa, se debe considerar llevar un HPV que sea cómodo y seguro, además de que sea plegable y fácil de guardar o transportar. Por lo tanto, independientemente del grado de discapacidad del paciente, opte siempre por sillas plegables con reposapiés y reposabrazos desmontables.

Además, puedes orientarte hacia la compra de estos modelos entregados con bolsa de transporte con ruedas como el Drive Medical TC005.

¿El producto está sujeto a garantía o no?

La garantía es la clave para obtener algún tipo de compensación en caso de falla del vehículo. Asegúrate de llevar un HPV sujeto a garantía si quieres estar seguro de todo tipo de inconvenientes durante su uso. También se debe tener en cuenta que solo los productos con calidad normativa están sujetos a garantía.

Entonces, ya sea que esté buscando una silla de ruedas para obesos, ancianos o lo que sea, asegúrese de tener la garantía del fabricante.

Características a tener en cuenta antes de comprar

Las sillas de ruedas manuales y básicas tienen casi las mismas características. Sin embargo, hay algunas diferencias que favorecen a algunos modelos sobre otros. Conocer las características clave sin duda lo ayudará a reducir sus opciones.

Para ello, recuerda tener en cuenta las siguientes cuestiones: capacidad de plegado, elementos de apoyo (apoyabrazos y reposapiés), comodidad y peso.

Capacidad de doblar

La mayoría de las sillas de ruedas son plegables. Únicamente, será necesario comprobar su capacidad de doblarse. De hecho, si algunos modelos son bastante difíciles de manejar a este nivel, otros siguen siendo convenientes. Por lo tanto, debe considerar el mecanismo de plegado y despliegue de la silla antes de levantarla.

Además, asegúrese de tener un modelo que se adapte perfectamente a sus proyectos de transporte y almacenamiento cuando esté plegado. Si viaja en automóvil, por ejemplo, asegúrese de llevar un modelo plegable que sea lo suficientemente compacto como para caber en el maletero o en el asiento trasero.

Reposapiés y reposabrazos

En las sillas de ruedas clásicas, siempre hay reposapiés y reposabrazos. En algunos modelos, los elementos quedan fijos en la estructura de la silla. Con otros modelos, se pueden plegar o plegar. En los modelos destinados a viajar, los reposapiés y los reposabrazos suelen ser desmontables.

El reposapiés y los reposabrazos son siempre necesarios, ya que aumentan la comodidad del usuario. Así que elija la configuración que mejor se adapte a los usos y patrones de movimiento del paciente.

Comodidad

En términos de comodidad, no se debe minimizar el impacto de la postura de la espalda en la salud general del paciente. De hecho, si este último permanece desplomado en su silla, puede desarrollar problemas con su columna vertebral y sus nervios ciáticos. Además, si su asiento no es lo suficientemente adecuado, ¡podrían ocurrir problemas de hemorroides!

Por lo tanto, para un paciente que pasará la mayor parte de su tiempo con VPH, asegúrese de obtener un modelo con un respaldo decente y un asiento cómodo. En otras palabras, la longitud del respaldo debe permitir que el paciente tenga un buen apoyo; lo mismo es cierto para su rigidez. En cuanto al asiento, prefiéralo en una configuración tapizada.

Además de eso, siempre vale la pena considerar las sillas de ruedas que tienen reposabrazos y reposapiés ajustables. Favorecen el buen comportamiento de la persona con movilidad reducida y le ayudan a tener una postura adecuada.

El peso de la silla

El peso de una silla de ruedas determinará su facilidad de propulsión ya sea por el propio paciente o por un tercero. Aquí, sin embargo, la elección se hará de acuerdo con la constitución del usuario. Si el paciente está en cuidado bariátrico, se verá obligado a tomar un VPH bastante pesado y sólido. De lo contrario, el equipo se desgastará muy pronto.

Para otro tipo de pacientes, será muy posible que opte por un modelo con una estructura ligera. Sin embargo, siempre se debe respetar la capacidad de carga indicada por el fabricante. Si el paciente pesa 80 kg, habrá que evitar tomar un VPH que solo podrá soportar 75 kg y así sucesivamente.

También hay que recordar que sobrepasar el peso indicado por el fabricante podría provocar accidentes. ¡Las diversas partes del vehículo podrían ceder bajo un peso que no es capaz de soportar y el paciente correrá el riesgo de lastimarse aún más!

Los diferentes tipos de sillas de ruedas:

Los VPH vienen en diferentes tipos. Encontrarás en el mercado una silla de ruedas eléctrica de 6 ruedas , otra con rango de velocidades , modelos manuales clásicos y muchos otros. En este caso, tendrá muchas opciones y podría tener dificultades para validar su compra. Ciertamente, la compra de tales equipos siempre nos puede asaltar con dudas.

Por lo tanto, conocer los modelos existentes en el mercado podría ayudar al comprador a tomar la decisión más adecuada. Asimismo, informarse previamente le dará al paciente la posibilidad de contribuir a la decisión de la elección, si la compra no proviene de su propia iniciativa. A continuación te mostramos los modelos más comunes en el mercado, que debes conocer:

Modelos manuales

Los VPH de modelo manual son aquellos que no están motorizados. Pueden ser autopropulsados ​​o empujados por una tercera persona. La elección entre estas dos configuraciones dependerá totalmente de las necesidades reales del paciente. Para modelos destinados a ser empujados, lo mejor sería elegir una configuración con ruedas pequeñas.

Por supuesto, las sillas de ruedas autopropulsadas siempre tienen ruedas traseras de gran diámetro. En cualquier caso, las sillas de ruedas autopropulsadas siempre pueden equiparse con empuñaduras de empuje. También se recomienda este tipo de configuración, ya que en un momento u otro el paciente puede necesitar asistencia.

sillas de ruedas ultraligeras

Las sillas de ruedas ultraligeras se fabrican en su mayoría con un marco de aluminio. Estos HPV se ofrecen con distintas capacidades de carga. Es muy posible encontrar uno que aguante un peso máximo de 150 o 160 kg. A menudo, su peso mínimo de carga es de 100 kg.

Si planea comprar un modelo de este tipo, asegúrese de tener la garantía del fabricante. Esta mención garantizará la durabilidad de la estructura del VPH. Además, si el paciente se ve obligado a menudo a viajar largas distancias, ya sea en vehículo terrestre o aéreo, el modelo ultraligero se adaptará perfectamente a él.

Las sillas de ruedas ultraligeras también están especialmente recomendadas para niños. De hecho, con tales modelos los niños tendrán la ventaja de la facilidad de propulsión.

Sillas de ruedas de pie

Los bipedestadores HPV son modelos que han sido diseñados para permitir a los pacientes disfrutar de una mayor libertad de movimiento. Les permiten tener un mayor acceso a su entorno y aliviar las piernas y la espalda en caso de entumecimiento o fatiga. Los bipedestadores tienen una palanca que permite a los pacientes tener un control total.

Por supuesto, se trata de sillas de configuración sentada que se pueden voltear para permitir que los pacientes se pongan de pie mientras reciben apoyo. La velocidad de rodadura de un bipedestador se puede cambiar según las necesidades del paciente a través de su palanca de control. La palanca en cuestión está dispuesta a una altura que podría adaptarse a todos los pacientes.

En un bipedestador, es posible ajustar la longitud de los reposabrazos, la posición del respaldo, el ángulo de inclinación o incluso la altura del reposapiés. Además, el paciente puede ajustar según sus necesidades, el ángulo de bloqueo del sillón cuando comenzará a cambiar de posición.

Estos modelos son muy cómodos y han sido diseñados para durar. Sin embargo, se recomiendan especialmente para pacientes que aún tienen plena capacidad mental, pero que lamentablemente están severamente afectados físicamente.

Sillas de ruedas mecedoras o reclinables

En la configuración reclinable, la silla de ruedas tiene un respaldo que se puede ajustar en ángulo para adaptarse mejor a las necesidades del paciente. Cuando el respaldo debe mantenerse en posición vertical, se acuña mediante un sistema de bloqueo de balancines. El respaldo reclinable permite que el paciente haga sus necesidades por un corto tiempo después de estar sentado demasiado tiempo encorvado.

Por lo tanto, estas sillas con respaldo reclinable son más adecuadas para personas convalecientes. También se recomiendan para personas que no necesariamente están obligadas a estar sentadas todo el día.

En cuanto a las sillas de ruedas basculantes, permiten que el paciente se incline tanto al nivel de su asiento como al nivel de su respaldo. Este tipo de configuración permite al paciente estirar mejor las piernas. Por lo tanto, las sillas de ruedas mecedoras se recomiendan para personas con discapacidades físicas graves.

De cualquier manera, la elección debe dejarse al paciente. Sólo este último puede determinar sus necesidades reales. De hecho, es necesario tener en cuenta los sentimientos personales de las primeras personas interesadas.

Elige entre modelos manuales y motorizados

Las personas con una forma u otra de discapacidad física pueden elegir entre la silla de ruedas manual y la motorizada. Elegir entre estas dos configuraciones no es necesariamente decisivo cuando se trata de eficiencia. Apuntando ambos al mismo objetivo, estos dos sillones se componen básicamente de los mismos elementos esenciales.

El modelo manual se distingue por su facilidad de manejo y por su funcionamiento que no requiere energía eléctrica. En otras palabras, es económico, fácil de montar, se despliega por la fuerza de los brazos del empujador o del paciente. Además, está disponible en una configuración básica bariátrica y también se puede utilizar como una silla de ruedas de transferencia .

En cuanto al modelo motorizado, se aprecia por su automatización y por sus ruedas, a menudo compatibles con terrenos accidentados. Las sillas de ruedas motorizadas son más prácticas para los pacientes que no pueden impulsar un VPH con la fuerza de su brazo. También disponible en varias configuraciones, sin embargo, los VPH motorizados son más caros.

Así, por un lado, tenemos un HPV económico y práctico, pero que puede resultar inadecuado para personas que sufren una discapacidad física severa. Por otro lado, tenemos un modelo automático y resistente, pero bastante caro tanto por el precio de compra como por el coste de uso. Por lo tanto, para evitar hacer una mala compra, la elección debe hacerse de acuerdo con los contextos externos.

Más específicamente, si el paciente es asistido a menudo y aún puede usar la fuerza de sus brazos, una silla de ruedas manual le vendrá mejor. En cambio, si el paciente ya no está dispuesto a impulsar el VPH con la fuerza de sus brazos, necesitará un modelo motorizado. Sin embargo, tenga cuidado, este último se usa preferiblemente en la planta baja.

Para ayudarlo a verlo aún más claramente, aquí hay una comparación simple de los dos modelos:

Silla de ruedas manual:

Económico, se puede montar en un santiamén, se puede empujar o impulsar sin ayuda, es especialmente adecuado para interiores, permite que el paciente tenga un mínimo de independencia, fácil de mantener, puede ser adecuado para diferentes tipos de pacientes.

Silla de ruedas motorizada:

Caro, puede llevar más tiempo configurarlo, se mueve automáticamente, puede ser adecuado para uso en exteriores, hace que el paciente sea completamente sedentario, puede ser más difícil de mantener, puede ser adecuado para diferentes tipos de pacientes.

¿Cómo elegir una nueva silla de ruedas?

A primera vista, todas las sillas de ruedas parecen iguales. Todos ellos tienen ruedas, un asiento y un respaldo. Ciertamente, hay algunas diferencias de hardware a primera vista. Algunos modelos pueden tener, por ejemplo, un respaldo más alto, mientras que otros se presentan con un asiento acolchado o con seis ruedas en lugar de dos o cuatro.

Luego, si vamos más allá, notaremos las diferencias de funcionalidad. Aquí, estamos hablando, entre otras cosas:

  • Reposapiés desmontables o desmontables y los que son fijos o HPVs que no los tienen. Lo mismo ocurre con los reposabrazos;
  • Asientos fijos o basculantes, tapizados o no;
  • Respaldos fijos, reclinables o basculantes, rígidos, tapizados o de tela;
  • Números y tamaños de ruedas;
  • Modelos manuales o motorizados;
  • Sistemas de plegado, almacenamiento y transporte;
  • La presencia o no de asas a la altura del respaldo, y los modos de propulsión;
  • Desde la consola de control para modelos motorizados.

Después de evaluar las características funcionales, aún podemos entrar en detalle y evaluar el HPV según: su tamaño, la naturaleza de sus ruedas, su capacidad de carga, sus métodos de ajuste, su compatibilidad con el movimiento interior y exterior, etc. A partir de entonces, habrá que interesarse por la relación confort seguridad, calidad y precio.

Según todos estos criterios, el comprador deberá proceder por eliminación teniendo en cuenta: la edad del paciente, su nivel de capacidad física y mental, sus hábitos de viaje, su morfología y sus medidas. También habrá que pensar en el tiempo de uso del VPH. ¿Es equipo adicional o más bien equipo vital?

Cuando hayas estudiado todas estas características, podrás hacer tu elección más fácilmente. Por supuesto, puede buscar el consejo de un profesional si tiene alguna duda. Entre otras cosas, puede ponerse en contacto con el médico del paciente, un terapeuta ocupacional o un vendedor experimentado.

Sin embargo, para ayudarlo a ver algo parecido a una guía, considere los siguientes puntos en particular:

  • El tamaño y tipo de ruedas debe ser adecuado al terreno de uso;
  • Todas las funciones de regulación (altura de las empuñaduras, inclinación del respaldo, basculación del asiento, regulación del reposapiés y reposabrazos, consola de mando –modelo motorizado–, etc.);
  • El tamaño de la silla y sus opciones de confort-seguridad;
  • Su sistema de plegado y desplegado (para facilitar el transporte).

Consejo

Después de leer las líneas anteriores, ahora debería tener una idea más concreta de la elección que debe hacer. Sin embargo, para ayudarlo aún mejor, aquí hay algunos consejos prácticos:

  • Si la silla de ruedas solo se usará por poco tiempo, opte por modelos plegables y livianos. No es necesario invertir en un modelo voluminoso y costoso. En cualquier caso, tenga en cuenta los criterios de comodidad y seguridad.
  • Para un paciente que no necesita necesariamente un reposapiés, sería mejor optar por una silla de ruedas que ofrezca una opción de reposapiés extraíble.
  • El modelo elegido debe ser compatible con los lugares más frecuentados por el paciente. Su tamaño debe ser proporcional a los sistemas de acceso de estos lugares (puertas, ascensores, etc.).
  • Si el paciente se ve obligado a utilizar las escaleras, será necesario equipar su equipo con un salvaescaleras.
  • Un modelo que tenga suspensión se adaptará mejor a los pacientes que viajan a menudo por terrenos irregulares.
  • Considere alquilar una silla de ruedas si solo se usará por un tiempo muy corto.

Preguntas:

Muchas preguntas hacen los pacientes y las familias cuando se trata de comprar una silla de ruedas. Elegir este equipo ciertamente no es fácil. No siempre es fácil considerar cuestiones relacionadas con el bienestar del paciente, las relacionadas con la compatibilidad del equipo con los lugares frecuentados por el paciente y las relacionadas con el presupuesto.

Sin embargo, se debe hacer una elección. Esta lista de 5 preguntas y respuestas puede ayudarlo a reducir aún más su elección:

¿Cuánto cuesta un VPH?

El precio de una silla de ruedas puede variar según varios criterios. En primer lugar, la calidad de sus materiales de diseño entrará en la evaluación de su precio. Luego, el fabricante determinará su costo de acuerdo a su configuración; por tanto, dependiendo de si es simple, manual y equipada con bipedestador, motorizada o motorizada con bipedestador, etc.

Aparte de estos dos criterios, también entran en juego las características de funcionalidad y ajuste.Debes saber que el precio de los modelos para niños y los dedicados a adultos también tiene algunas diferencias. Un VPH plegable manual para niños costará por ejemplo 560 € mientras que un modelo plegable para adultos con marco de aluminio costará 570 €.

Los modelos básicos que se utilizan en particular para las transferencias cuestan alrededor de 390 €. No son caros en este caso, pero pueden no ser siempre adecuados para un uso diario riguroso. En cuanto a los modelos manuales con stand-up, rondan los 2.250€. Eso sí, las variantes motorizadas son más caras y pueden alcanzar los 20.000 €.

Como parte de una compra para un paciente que sufre una discapacidad física aumentada, será necesario planificar un presupuesto de alrededor de 30.000 €. Para mayor claridad, estos modelos muy caros son los que tienen las características más avanzadas. De todas formas, es muy posible que encuentres una “silla inteligente” por menos de 3.000€.

Independientemente del precio que ofrezca el vendedor, si tienes un buen seguro médico o de accidentes, solo tendrías que pagar una parte del coste del VPH. Entonces, antes de hacer una compra que podría costarle «un brazo», considere revisar los papeles de su seguro. Además, consulte a su aseguradora para obtener consejos de compra más informados.

¿Vale la pena comprar un VPH de segunda mano?

La alternativa de comprar de segunda mano podría ser una buena resolución si estás bastante limitado en cuanto a presupuesto. En el mercado de segunda mano encontrarás VPH a precios casi irrisorios. Los propietarios revenden su silla de ruedas por desuso, inadecuación o incluso porque desean adquirir un modelo más eficiente.

Los modelos vendidos por falta de uso suelen ser casi nuevos. De hecho, en este escenario, el propietario inicial habría comprado equipos para uso a corto plazo. Lo mismo se aplica a la reventa por inadecuación.

En cuanto a los que revenden para comprar un modelo más eficiente, buscan en particular complementar el presupuesto de su nueva compra. De estos tres tipos de revendedores, los dos primeros siguen siendo los más interesantes, porque suelen ofrecer productos casi sin usar. Sin embargo, su precio puede ser superior al del tercer tipo de revendedor.

En cualquier caso, si planea invertir en la ocasión, debe asegurarse de tener un producto que aún sea funcional. Como mínimo, necesitarás ruedas muy estables y funcionales, un respaldo que no se suelte y un asiento siempre cómodo.

También hay que recordar que comprar un VPH de segunda mano puede resultar interesante si:

  • No necesita ayudas para la movilidad a largo plazo;
  • Tiene un andador de 2 ruedas que usará más que la silla de ruedas;
  • Buscas un modelo transfer o booster;
  • Prefieres la opción de reparar a la de comprar uno nuevo.

¿Es necesario llevar un modelo morfológicamente compatible?

Para esta pregunta, la respuesta es imperativa; eso sí, es necesario llevar un modelo morfológicamente compatible con el paciente. Debe saber que solo este criterio puede determinar realmente la relación comodidad-seguridad.

Para ser más precisos, «morfológicamente compatible» significa aquí: la capacidad de carga, la forma del respaldo y del asiento, el tamaño y el peso del vehículo, la presencia o ausencia de elementos de apoyo (reposabrazos y reposapiés).

Si se respetan estos criterios, el paciente ganará en comodidad. Además, estos criterios entran en juego para la estabilización de la silla de ruedas ya sea en terreno llano o en terreno irregular. Además de ser determinante para la comodidad del usuario, la compatibilidad morfológica también juega un papel en la durabilidad del VPH.

De hecho, cuando el vehículo se corresponde bien con el tamaño y el peso del paciente, no correrá el riesgo de desgaste prematuro. Por lo tanto, asegúrese siempre de tomar un VPH que sea totalmente compatible con la morfología de su futura usuaria.

¿Qué hacer cuando ya no se necesita el VPH?

Muchas personas solo necesitan ayudas para la movilidad por un corto tiempo. Las personas afectadas por este caso se encuentran al final de su uso con un objeto que solo abarrotará su espacio vital. Para darle una segunda vida a los equipos, muchas opciones se abren a estas personas.

Por lo tanto, es posible alquilar el equipo si desea recuperar su precio de compra. También es posible revenderlo en internet o a través de

boca a boca. Sin embargo, si te inclinas más por la filantropía, puedes donar el equipo a una institución médica. También puede dirigirse a la persona a la que espera donar.

¿Por qué elegir la opción manual como el modelo motorizado?

Discutimos anteriormente las diferencias entre las sillas de ruedas motorizadas y manuales. Estas son las razones por las que debe elegir modelos manuales en lugar de modelos motorizados:

  • Si todavía tienes un gran porcentaje de tus capacidades físicas, el modelo manual te resultará más económico y práctico;
  • Las sillas de ruedas manuales son más fáciles de almacenar y transportar;
  • Los modelos motorizados suponen un gasto adicional en cuanto a la factura de la luz.

Sin embargo, las sillas de ruedas motorizadas pueden ser adecuadas para personas con movilidad reducida que viven solas. Para compensar la falta de asistencia, es necesario mantenerse alerta y optar por un VPH automático que pueda moverse a voluntad del paciente.

Deja un comentario