Los mejores dispensadores automáticos de jabón

La pandemia ha demostrado una cosa: nunca está de más equipar adecuadamente tu hogar o negocio con tecnologías sanitarias. Y los dispensadores de jabón automáticos están justo en la parte superior de la lista de prioridades. Ya sea en la entrada de tu restaurante o tienda con gel hidroalcohólico, o en un baño familiar, estos aparatos facilitan mucho los buenos hábitos de higiene.

Pero puede ser difícil hacerse una idea precisa de los criterios de selección de estos pequeños dispositivos, que son sencillos, ya que los precios varían: algunos están disponibles por menos de 20€, mientras que otros se venden por más de 200€. ¿Cuánto cuesta realmente un dispensador automático de jabón? ¿Cuáles son los puntos más importantes? Hemos reunido una selección completa que debe cubrir todos los usos. Y verás, no es necesario comprar los más caros.

Los fundamentos de los dispensadores automáticos de jabón.

  • Uno de los criterios de selección más importantes para un dispensador de jabón es la calidad del sensor de infrarrojos y su disposición.
  • No todos los dispensadores automáticos de jabón son compatibles con gel hidroalcohólico: preferimos los modelos polivalentes desde este punto de vista.
  • El diseño de pared o clásico tiene poco impacto en el precio; es principalmente la capacidad la que impactará en este punto.

Los mejores dispensadores automáticos de jabón en 2022


Topersun: El Dosificador Automático de Jabón Barato Más Económico

  • Fácil de usar
  • Precio bajo
  • Sensor infrarrojo reactivo
  • Gran capacidad
  • Función de espuma
  • solo jabón
  • Funcionamiento con batería

El Topersun destaca entre los muchos otros modelos que se venden por menos de 20€ y que, en su mayor parte, hay que evitar. Si este dosificador automático de jabón ha superado a la competencia es porque bajo su apariencia simple y básica, tiene muchas características y cualidades de diseño que lo convierten en uno de los más económicos. Para un restaurante o cualquier negocio, este aspecto puede ser importante para evitar gastar demasiado en jabón o gel hidroalcohólico. Ciertamente, debido a su bajo precio, tiene algunas carencias, pero no deja de ser el más interesante en su rango de precios.

Características

Sin embargo, presentado de esta manera, no parece ser el más innovador. Con su apariencia de plástico blanco, este dispensador de jabón automático no juega la carta estética. Pero el diseño no tiene fallas importantes. Por ejemplo, hay un lugar cómodo para deslizar la mano sin tener que entrar en contacto con el dispositivo.

El sensor, colocado cerca de la boca por donde sale el jabón, está correctamente orientado y calibrado para detectar el paso de las manos a la primera pasada con un margen de error muy reducido. El reconocimiento es rápido, con menos de un segundo de latencia. Esto es lo que hemos fijado como límite máximo para incluir un modelo de dosificador automático de jabón en esta comparativa.

Un LED indica su activación, y este dosificador de jabón cuenta con un botón de encendido/apagado en la parte trasera para aumentar su autonomía. Tenga en cuenta que el funcionamiento de este dispensador de jabón es con batería, con una autonomía correcta si el dispositivo está apagado cuando no se usa.

El depósito es de un tamaño muy cómodo de 310ml, con un espacio transparente que permite controlar el nivel de líquido.

En cuanto a la higiene del propio dosificador automático de jabón, es interesante destacar que está fabricado en ABS, un material homologado para entornos profesionales, incluidos los hospitales.

Este dosificador automático de jabón no es compatible con gel hidroalcohólico. Y por una buena razón: no solo vierte, sino que hace espuma. Esto permite optimizar la distribución de una dosis única de 0,75ml en promedio mientras se maximiza la distribución en las manos. El aspecto espumante permite aumentar el volumen en una proporción de 1:5, ideal para uso profesional.

Si lo comparamos con otros dosificadores automáticos de jabón de gama básica, que se venden por menos de 20€, estos suelen tener el defecto de echar demasiado jabón, hasta 3ml. El Topersun tiene la ventaja de ser uno de los más económicos para uso sostenido.

Veredicto

Este dosificador automático de jabón es básico, económico y eficaz para equipar tu negocio o tu hogar por un precio muy reducido. Su aspecto económico puede tener un impacto real en el costo operativo de su dispositivo y es un factor relevante a tener en cuenta, especialmente para un uso profesional.

Hocety: El mejor dispensador de jabón automático barato en cuanto a diseño

  • Diseño limpio
  • Precio bajo
  • Fácil de usar
  • sensor reactivo
  • Cómoda capacidad
  • solo jabón
  • Bateria cargada

El Hocety es un dispensador de jabón automático de aspecto más profesional que el Topersun. Menos económico, tiene la ventaja de seguir vendiéndose a bajo precio y de tener una estética más armoniosa para uso profesional.

Características

Desde la pandemia, no es raro que los clientes se hagan rápidamente una idea de la calidad y el prestigio de su negocio en función de su dispensador automático de jabón. Es por eso que comenzaron a aparecer en el mercado modelos con diseños más pulidos, con cascos de acero inoxidable cepillado y una integración más sutil de elementos utilitarios, como el indicador de llenado. Este último, en el Hocety, es accesible en el lateral del dosificador para estimar cuándo es necesario añadir jabón.

El sensor de infrarrojos se encuentra debajo de la boquilla. El espacio para colocar la mano es cómodamente amplio, gracias a una boquilla superior bien angulada que apunta en dirección opuesta al cuerpo principal del dispensador automático de jabón.

Su cuidada apariencia es ideal para restaurantes, negocios u hoteles que tengan cierto prestigio. Sin embargo, este dosificador automático de jabón no tiene función espumante y no es compatible con gel hidroalcohólico.

La calidad de la construcción y el diseño sigue siendo muy seria. No solo es resistente al agua, sino que es uno de los pocos dispensadores automáticos de jabón por menos de 20€ que utiliza materiales certificados para uso profesional, en la industria alimentaria por ejemplo.

Funciona con batería de 4 AAA, y su autonomía es ligeramente superior a la del Topersun.

Veredicto

Puede que Hocety no sea tan frugal como Topersun, pero si está buscando un dispensador automático de jabón económico, menos de € 20, que viste con elegancia un mostrador o la entrada de su negocio, este es un modelo que marca la diferencia para un precio bajo

Aoz: el mejor dispensador de jabón automático montado en la pared barato

  • Fácil instalación
  • Sensor eficiente
  • Gran capacidad
  • Cantidad ajustable
  • Fácil de usar
  • Menos estético
  • Bateria cargada

El Aoz es un dispensador de jabón automático de pared clásico y eficiente. No se basa en la estética, sino en la facilidad de instalación y uso, y tiene la ventaja de no confundir a los usuarios a primera vista. De todos los que hemos revisado, este es el dispensador de jabón automático montado en la pared de mejor valor por menos de € 30.

Características

El diseño del Aoz es muy conocido por haberlo encontrado en muchos baños de empresa. Se trata de una caja casi completamente transparente, colgada en la pared, que permite establecer a simple vista si llenar o no el contenedor. Es un diseño eficiente, sencillo y atemporal.

La apariencia de pared de este dispensador automático de jabón tiene muchas ventajas. Hay más espacio para las manos y la lectura del sensor de infrarrojos es generalmente mejor. También ocupa menos espacio en una superficie, naturalmente, y no necesita manipularse demasiado, que es, básicamente, el corazón del concepto.

El Aoz también es más compacto a pesar de tener una capacidad muy grande. La instalación es perfectamente infantil gracias a un manual y un kit de montaje incluido con todos los accesorios necesarios.

Además es el dosificador automático de jabón más económico al ser compatible con gel hidroalcohólico. El sensor responde muy bien, con menos de un segundo de latencia. Tenga en cuenta que para un uso más económico, también es menos costoso ofrecer la posibilidad de ajustar el flujo de jabón para cada dosis: este es un punto muy bueno.

Está alimentado por 4 baterías pero es particularmente duradero y debería durar varios meses por carga. A diferencia de un modelo convencional, un dispensador de jabón automático deja caer el líquido por gravedad y no necesita una bomba tan potente. Práctica !

Veredicto

El Aoz es un dosificador automático de jabón compatible con gel hidroalcohólico, sin el engorro que nos podemos ver colocando en un restaurante, en la entrada de una tienda o en un baño profesional. Ciertamente, no es nada estético, pero nos gusta por su eficiencia, y su nivel de llenado no podría ser más legible.

Hanamichi: el mejor dispensador automático de jabón de acero inoxidable de gama media

  • modelo serio
  • Acabado en acero inoxidable
  • Buena capacidad
  • Apto para gel hidroalcohólico
  • Fácil de usar
  • Sensor infrarrojo doble
  • Diseño más voluminoso

Pasado el listón de los 30€, vemos la aparición de funcionalidades y características más cualitativas que pueden ser adecuadas para un uso profesional. Como ya se ha señalado, los clientes estarán atentos a un modelo de buena calidad, y no todos los dispensadores automáticos de jabón son iguales. Este, con un aspecto más profesional y serio que sus competidores, es también uno de los más eficientes, gracias a la presencia de dos sensores. Bien pensado y práctico, es el mejor modelo de acero inoxidable de gama media.

Características

Su principal defecto radica, estrictamente hablando, en su apariencia bastante imponente y, de hecho, en el espacio que ocupa en una superficie. Menos fino y estético que algunos de sus competidores, este dispensador automático de jabón tiene la ventaja de integrarse en la decoración con su efecto de acero inoxidable cepillado, adecuado tanto para una cocina profesional como para un hotel.

El sensor principal grande es claramente visible a lo largo del tubo del dispensador de jabón. Garantiza una buena legibilidad y se activa muy rápidamente. De hecho, es menos discreto que en otros modelos: pero esa no es la idea principal de este modelo, que no se centra en la estética. Sobre todo porque hay otro sensor debajo de la boquilla, un añadido que tiene dos ventajas.

La presencia de lo que se denomina un sensor de confirmación permite evitar disparos intempestivos, y por lo tanto el desperdicio de líquido, pero también ofrece una mayor capacidad de respuesta cuando se dispara el mecanismo.

La base del dispensador es más ancha que en otros modelos: por lo tanto, es bastante estable en general y menos precaria que los dispensadores de plástico, que a veces son demasiado ligeros. Hubiéramos preferido pies de agarre, como en el Scobuty, que brindan más estabilidad.

El uso es extremadamente simple. El llenado se realiza mediante una pequeña válvula ubicada en la parte superior, que limita las manipulaciones necesarias del dosificador automático de jabón. Puede configurar la cantidad de líquido con los botones + y – en la parte superior. Esto es tanto más interesante cuanto que este dosificador automático es apto tanto para jabón como para gel hidroalcohólico: para el primero se recomienda una dosis de 1,5 a 2ml, mientras que 1ml es suficiente para gel.

Veredicto

El Hanamichi es un modelo imponente que, en algunos aspectos, puede parecer poco práctico, menos discreto, menos trendy… Por otro lado, este dosificador automático de jabón es orientable, compatible con gel hidroalcohólico, higiénico con su revestimiento de acero inoxidable y muy serio. Menos frágil y menos inestable que otros distribuidores más económicos, es uno de los que más convencen para uso profesional. Si desea un diseño más ordenado y ergonómico, le recomendamos el Scobuty, que es solo un poco más caro.

Innosopo: el mejor dispensador de jabón transparente de gama media

  • Diseño eficiente y sobrio
  • Apto para gel hidroalcohólico
  • Contenedor transparente fácil de llenar
  • sensor reactivo
  • Buena autonomía
  • Acabado muy plastico

En muchos sentidos, el Innosopo comparte muchas características con el Topersun, casi 20 € más barato. Desde este punto de vista, podríamos decir que este dosificador automático de jabón es una actualización muy interesante, que conserva la facilidad de uso y la eficiencia de la alternativa básica. Profesional y fácil de mantener, solo cede su puesto como mejor dispensador automático de jabón en esta comparativa por su diseño ligeramente plástico y poco original.

Características

Si vamos más allá de que el Innosopo no es el más pulido en cuanto a estética –lo que en realidad solo debería ser un problema en contextos profesionales concretos, en un restaurante de alta gama por ejemplo–, la construcción de este distribuidor de jabón automático es muy satisfactorio. La carcasa de ABS es fuerte y es un material más higiénico para limpiar.

Además cuenta con certificación IPX6, es decir perfectamente impermeable. Este es un punto importante para estos aparatos electrónicos que se van a colocar en lugares húmedos y que son sensibles al agua.

Al igual que el Hanamichi, encontramos el doble sensor que hace que la detección de manos sea más rápida y eficiente. El primer sensor está cerca de la boca de donde fluye el líquido, el otro a lo largo del tubo principal.

Lo que esperaremos de un dosificador automático de jabón de más de 30€, y que le ha valido un puesto a Innosopo en esta comparativa frente a sus competidores, es también la posibilidad de ajustar la cantidad de líquido por presión. Esta es una ventaja innegable para amortizar el costo del uso de estos dispositivos, especialmente para un uso profesional donde se espera una gran afluencia de público.

Sobre todo porque este dosificador es compatible con los geles hidroalcohólicos que, en algunos casos, son más caros que los jabones –y se pueden distribuir en menor cantidad con igual eficacia.

Como todo aparato capaz de gestionar tanto jabón como gel, es recomendable utilizar un gel hidroalcohólico ligeramente líquido. De hecho, los más viscosos pueden secarse y formar una obstrucción, mientras que los más líquidos deberían fluir sin dificultad.

Veredicto

El Innosopo no tiene lujos, pero tiene la ventaja de ser un dispensador de jabón automático serio y confiable. La posibilidad de regularlo, el gran depósito, la facilidad de uso y la compatibilidad con gel hidroalcohólico lo ponen en competencia con los modelos pro de alta gama como el CasaTimo; sólo su diseño lo penaliza en el aspecto estético.

CasaTimo: El mejor dosificador automático de jabón

casatimo-dispensador-de-jabon-automatico-450ml

  • Diseño profesional y cuidado.
  • muy higiénico
  • Sensor eficiente
  • Apto para gel hidroalcohólico
  • Fácil de llenar
  • Gran capacidad
  • voluminoso

El CasaTimo es sin duda más grande y más voluminoso que sus competidores, y no pretende como los demás ser olvidado. Sin embargo, es en todos los aspectos el modelo más fiable, sobre todo para una cocina profesional, un hotel o una tienda de alto tránsito, por ejemplo. Con clase, sobrio y eficiente, es generalmente el mejor dispensador automático de jabón en esta comparación.

Características

La construcción exterior es una mezcla de ABS y acero inoxidable, dos materiales certificados en cuanto a higiene, que tienen la ventaja de estar homologados para uso profesional como cocinas de restaurantes.

Su forma se caracteriza por dos ventajas que, a cambio, aumentan su tamaño. Primero, puede ver de inmediato que el tanque en la base es aproximadamente el doble de grande que en los otros modelos. Con una capacidad de 450 ml, así es: ¡puede dispensar hasta 900 dosis de líquido con una sola recarga! Para un lugar de alto tráfico, o para no tener que preocuparse por llenarlo con demasiada frecuencia, esto es ideal.

El otro punto es el gran espacio previsto para las manos a la altura de los sensores. Donde algunos modelos marcan una curva muy leve que dificulta la recogida del jabón, o incluso te obliga a tocar el dispositivo, lo que hace que su aspecto sin contacto quede completamente obsoleto, CasaTimo toma el camino totalmente opuesto. Aquí hay unos buenos 10cm de espacio para poner la palma de tu mano debajo del sensor único pero efectivo, de calidad superior.

La tercera gran ventaja del CasaTimo no se nota a simple vista, pero cuenta con el motor más potente de esta comparativa. Esto le permite soportar geles más viscosos, como algunos hidroalcohólicos, sin riesgo de que el mecanismo se debilite con el tiempo.

Puede ajustar la cantidad de líquido en 4 niveles que van desde 0,5 a 2 ml por dosis, lo que nuevamente le permite aprovechar al máximo el tanque muy grande y reducir el costo operativo de este dispositivo.

Por otro lado, el potente motor y el gran tamaño empujan inevitablemente el consumo de energía al lado equivocado de la escala. Aquí se requerirán 4 pilas AA -de un formato más grande que la competencia, por lo tanto-, y se agotan en aproximadamente 4 meses. Por lo tanto, es recomendable apagar el dosificador automático de jabón cuando no esté en uso para optimizar la autonomía.

Veredicto

El CasaTimo es el mejor dispensador de jabón en esta comparativa. Fácil de llenar y manejar, su gran capacidad también lo hace muy versátil y más estable que el promedio. Puede ser igual de adecuado para un espacio familiar, profesional o asociativo, y tiene una calidad de construcción mucho mejor que los modelos menos costosos.

Aike: el mejor dispensador de jabón automático montado en la pared

aike-ak1205-dispensador-de-jabon-automatico-700ml

  • Modelo de pared
  • Diseño elegante
  • Buena capacidad
  • Fácil de llenar y usar
  • sensor sensible
  • capacidad de 700ml
  • Precio ligeramente superior

Aike es una alternativa a CasaTimo que comparte muchas ventajas con este último; con una diferencia: es un modelo de pared. Sin embargo, tiene las mismas ventajas para uso profesional.

Características

La principal ventaja de un diseño montado en la pared para un dispensador de jabón automático es que ocupa menos espacio y usa menos electricidad. El único inconveniente de esta elección, en definitiva, es la necesidad de montarlo en la pared y realizar pequeñas obras. En el caso del Aike, este problema surge menos que con otros: la marca proporciona un pequeño kit de montaje completo incluido con la compra, cuya superficie de montaje se puede asegurar con uno o dos tornillos. Si ya tiene un agujero, no necesariamente será necesario sacar el taladro.

La carcasa exterior está fabricada en acero inoxidable y ABS, como en CasaTimo, con las ventajas que conocemos de estos materiales: fáciles de limpiar y naturalmente higiénicos, son aptos para la instalación de una cocina profesional, por ejemplo.

También es uno de los modelos más fáciles de llenar: basta con levantar la tapa. Y luego descubrimos un enorme contenedor de 700 ml: un récord. Utilizando el nivel de dosificación mínimo, fijado en 0,5 ml, puede llegar a 1400 dosis con un solo llenado: suficiente para equipar una tienda muy concurrida como un supermercado sin tener que preocuparse demasiado por ello.

Sobre todo porque este modelo, y este era uno de nuestros criterios a partir de un precio determinado, también es compatible con geles hidroalcohólicos. Debido a su naturaleza como dispensador de jabón automático montado en la pared, también es más eficiente que el promedio para líquidos particularmente viscosos, como jabones de alta calidad, jabón negro, etc.

Agregue a eso que los niveles de dosificación son ajustables entre 0,5 y 5 ml, el doble que el promedio. Una ventaja si quieres sacarle el máximo partido al amplísimo depósito y ser más generoso con las dosis.

Porque el Aike no deja nada al azar, la autonomía también es muy cómoda gracias a las seis pilas AAA y al diseño de pared que deja que la gravedad haga su trabajo donde otros dispensadores automáticos de jabón se basan en una bomba eléctrica. Por otro lado, un número tan elevado de baterías implica una inversión de compra más restrictiva que modelos que requieren tres o cuatro.

Veredicto

El Aike es el mejor dispensador de jabón automático montado en la pared y, en general, podría decirse que es el mejor. Fácil de instalar, con una gran capacidad y una construcción también seria y bien pensada, sobria y elegante con su revestimiento de acero inoxidable, es un modelo pro irreprochable que sabe ser olvidado por las razones correctas.

dosificador-de-jabon-automatico

Guía de compra: todo lo que debes saber sobre los dispensadores automáticos de jabón antes de comprar uno

Capacidad

Uno de los criterios más importantes a la hora de elegir tu dosificador automático de jabón es la capacidad del depósito. Está directamente relacionado con el precio, mucho más que con el número y calidad de sensores.

Nuestro consejo no es que elijas necesariamente el modelo de mayor capacidad, sino que establezcas tus necesidades. Para que el líquido se almacene correctamente – y esto es más cierto para el gel hidroalcohólico – aconsejamos no dejarlo en el sistema de bombeo del dosificador durante más de 3 días.

A partir de ahí, tienes que hacer algunos cálculos rápidamente. Si la dosis no es ajustable, generalmente se estandariza alrededor de 1,5 ml. A razón de una dosis por usuario, puedes estimar el número de personas en la tienda, hogar o baño donde quieres instalar tu dosificador automático de jabón y elegir la capacidad que más te convenga.

Si otros factores son más importantes para ti, como la capacidad de ajuste de Aike de hasta 5 ml por dosis, debes saber que quien puede hacer más puede hacer menos: también puedes considerar comprar un modelo más grande y no llenarlo hasta el tope.

Uso profesional

Para uso profesional, su dispensador automático de jabón debe cumplir algunos criterios que es importante tener en cuenta. Este punto ya lo hemos adelantado durante la selección de los modelos presentados en esta comparativa, por lo que solo los dos distribuidores más baratos no responden a la misma.

Como se mencionó anteriormente, uno de los primeros criterios que debe establecer es la riqueza de su entorno profesional. Según si acoges a 15 o 1500 personas al día, la capacidad y autonomía de tu dosificador automático de jabón no será la misma.

Si tienes que instalarlo en un entorno donde los controles de higiene son regulares y muy regulados, te recomendamos elegir un modelo en ABS y/o acero inoxidable, como es el caso de todos los modelos de gama media y alta que hemos seleccionado. De hecho, estos materiales son mucho más fáciles de limpiar y generalmente cumplen con los estándares para este tipo de instalación.

Porque ningún ahorro está de más a la hora de llevar un negocio, puedes optar por un modelo con dosificación regulable para adaptarlo al tipo de líquido. Esto asegura que sus clientes no desperdicien varios euros de jabón al día.

Por último, recomendamos encarecidamente elegir un dosificador de jabón automático compatible con gel hidroalcohólico para que sea lo más versátil posible.

Diseño y calidad del sensor

Es difícil juzgar con precisión en esta área sin haber probado el dispensador automático de jabón. Sin embargo, solo analizando las fotos del producto puedes detectar ciertas debilidades, o por el contrario, sólidas ventajas.

Los sensores infrarrojos más pequeños son ciertamente más discretos, y por lo tanto más estéticos, también carecen de precisión y eficiencia. Cabe señalar que en los modelos más profesionales, el sensor es mucho más grande: ¡esto no es casualidad!

Pero lo que realmente determinará la eficacia de su dosificador automático de jabón es la presencia de dos sensores complementarios. En general, hay uno grande en el tubo principal, que detecta la presencia de la mano. Pero un segundo, ubicado debajo del grifo, llamado sensor de confirmación, asegura que la mano esté en línea con el flujo de líquido antes de abrir.

Este sistema no solo es más reactivo, sino que limita considerablemente el riesgo de perder parte del líquido en la superficie o el suelo. Lo cual, seamos honestos, sucede la mitad del tiempo por experiencia, y nunca es muy agradable.

Dispensador de jabón automático de pared o clásico

Hay dos diseños principales para los dispensadores automáticos de jabón.

Los modelos clásicos parecen una botella de jabón, excepto que el sistema de empuje de espuma está automatizado. La principal desventaja de este tipo de modelo es que no es tan estable: podría caerse y no está fijado a una superficie. Además, tienen una bomba eléctrica que puede usar bastante energía si está usando un líquido particularmente viscoso, como jabón negro o algunos geles, y agota las baterías rápidamente. Por otro lado, su principal ventaja radica en que se pueden colocar y mover sin dificultad.

Porque el principal inconveniente de los dispensadores de pared, por su parte, es tener que instalarlos. Y dado su peso, que varía de 500 g a 1 kg, hay que hacer las cosas bien con un sistema de sujeción sólido. Para una instalación temporal, por ejemplo, en el momento de una crisis de salud, esta no es necesariamente la mejor solución.

Los dosificadores de jabón automáticos de pared son los preferidos para baños donde, a priori, la necesidad de higiene nunca será pasajera.


Preguntas frecuentes: respondemos a las dudas que tengas sobre los dosificadores automáticos de jabón

¿Podemos poner gel hidroalcohólico en un dispensador automático de jabón?

Algunos dispensadores automáticos de jabón lo permiten; algunos no. Todo depende de la potencia de la bomba y de su capacidad para dispensar un líquido tan viscoso como el gel hidroalcohólico; pero también la forma en que está diseñada la tubería interna, que puede obstruirse con gel, a diferencia del jabón convencional.

Para evitar averías o daños en su dispensador, es recomendable seguir las recomendaciones del proveedor, ¡ya sea del dispositivo o del gel hidroalcohólico!

El uso de geles hidroalcohólicos líquidos es menos problemático que el de geles más viscosos, en general.

¿Cuál es la ventaja de un dispensador automático de jabón espumoso?

Un dispensador automático de jabón en espuma tendrá una proporción de volumen de jabón de 1:4 o incluso 1:5. Esto significa que con 1 ml de jabón cubrirá tanto como con 5 ml de jabón.

La diferencia puede parecer trivial, pero para una empresa que ha asignado un presupuesto fijo para reemplazar el jabón, ¡es una gran distinción! Esta es la razón por la que los modelos de espuma han florecido en muchas tiendas.

Cabe señalar, no obstante, que hasta la fecha no existe un modelo de espuma compatible con el gel hidroalcohólico -ni con todo tipo de jabones-.

¿Por qué elegir un dispensador de jabón automático?

Los dispensadores de jabón convencionales tienen dos inconvenientes principales.

En primer lugar, son mucho menos higiénicos. Son tocados por cientos de personas que, de hecho, tienen las manos sucias. En entornos donde la higiene es primordial, como hospitales o cocinas profesionales, los dispensadores convencionales no siempre están a la altura.

Pero también plantean un problema económico. Al dejar que el usuario elija libremente la cantidad de jabón que quiere, gastamos de media 4 veces más de lo necesario. Para una ubicación de alto tráfico, como un negocio, la diferencia en la contabilidad es significativa.

Los dispensadores automáticos de jabón, por otro lado, dispensan una dosis precalibrada precisa, con una latencia de generalmente 2 a 3 segundos para evitar que se dispare por segunda vez.

¿Cuánto cuesta un dispensador automático de jabón?

Debido a que el sensor de infrarrojos que detecta la presencia de la mano tiene un coste relativamente fijo, no recomendamos todos los dispensadores automáticos de jabón por menos de 15€, generalmente de muy mala calidad. A fortiori, los que se venden por menos de 20€ deberían incitar a la cautela.

Los mejores modelos están disponibles desde 30 €, con presencia de 2 sensores, una capacidad cómoda, buena calidad de construcción y el uso de ABS o acero inoxidable para la carcasa exterior.


También para leer:

 

Deja un comentario