Los mejores micrófonos Blue Yeti: comparación 2022

Ya sea para grabar podcasts, música, tener una buena calidad de sonido en transmisión o video, o incluso ofrecer una buena reproducción de su voz a sus amigos en la comunicación de voz, está claro que los micrófonos Blue Yeti son la mejor opción. Si ya comenzaste tu investigación, no hay duda de que esta marca se ha presentado repetidamente ante tus ojos; y no es inconsistente.

La marca Blue Microphones ha estado trabajando en el mercado de los micrófonos desde 1995 y desde entonces ha sido absorbida por Logitech, por lo que claramente no hay falta de experiencia para esta empresa. Pero como tiene que elegir, vamos a presentar tres productos que se ofrecen actualmente en la gama de micrófonos Blue Yeti, a saber, el Pro, el X y el Nano. Tres referencias para tres usos diferentes.

¿Qué micrófono Blue Yeti elegir?

El mejor micrófono Blue Yeti Pro
  • Blue Yeti Pro
    El tope de gama
  • Ventajas
    Reproducción de sonido muy precisa
    Fácil de usar
  • Desventajas
    Precio alto pero justificado
El mejor micrófono Blue Yeti X
  • Blue Yeti X La
    mejor relación calidad-precio
  • Ventajas
    Rendimiento
    4 modos disponibles (patrones)
  • Desventajas
    Precio de los accesorios vendidos por separado
El mejor micrófono Blue Yeti Nano
  • Azul Yeti Nano Más
    barato
  • Ventajas
    Precio bajo
    2 modos disponibles
  • Desventajas
    Accesorios caros

1. Yeti Pro – El más premium

El mejor micrófono Blue Yeti
Ver el precio

Este no es el modelo más popular, pero este micrófono Blue Yeti Pro es sin duda el de más alta gama. Pensado sobre todo para la grabación profesional, de música por ejemplo, estamos ante un micrófono XLR para conectar a mesas de mezclas. Pero Yeti obliga, también se puede usar a través de USB en cualquier computadora.

En general, no hay mucho de qué quejarse con el micrófono Yeti Pro. Pretende ser fácil de usar para todos, ya sea a través de la conexión XLR o USB plug-and-play, aunque el software proporcionado no es el más práctico.

Se ofrecen pocas configuraciones físicas, pero todas son consistentes y útiles: silencio, intensidad de volumen, patrón y ganancia de audio (varios modelos para modificar la sensibilidad del sonido que llega desde diferentes ángulos); para todo lo demás, si hay que hacer otros ajustes, el PC o la mesa de mezclas se encargarán de ello.

Sin entrar en explicaciones científicas y complejas, debes saber que el Yeti Pro tiene una reproducción de sonido particularmente precisa que es apreciada por el mundo profesional. Desde los graves más profundos hasta los agudos más altos, el Yeti Pro podrá grabar todo sin dificultad (todavía planee un gran almacenamiento para mantener todos los archivos pesados ​​generados).

Evidentemente, si compras un micrófono profesional desprovisto de todas las funcionalidades del Yeti Pro, sin duda tendrás la oportunidad de empujar un poco más en calidad; pero tendrías que conseguir otros periféricos para usarlo en una PC por ejemplo.

El principal defecto (y probablemente uno de los únicos) de este Yeti Pro radica en su precio. Si no es ilógico que sea más caro que los demás de la gama, hay que reconocer que su precio sigue siendo un poco elevado e impedirá que algunos aprovechen sus capacidades. Sin embargo, si buscas un micrófono preciso de gama alta para grabación profesional, no lo dudes.

2. Yeti X: por su relación calidad-precio

Micrófono Yeti azul al mejor precio
Ver el precio

A diferencia del Pro, el micrófono Blue Yeti X es sin duda el más extendido de su gama. Preciado por podcasters, streamers, influencers o videógrafos, este es un micrófono con una relación calidad-precio innegable. Ciertamente no es barato, pero ofrece un rendimiento impresionante, una excelente versatilidad y es utilizado tanto por profesionales de la transmisión como por aficionados que se están iniciando.

Este es un micrófono que solo se puede usar a través de USB y eso es bueno ya que la audiencia a la que se dirige el Yeti X necesariamente trabaja en una computadora. La precisión que requiere este tipo de micrófonos no es tan exigente como la del Yeti Pro y, sin embargo, Blue Microphones no se abstiene de ofrecernos aquí una representación amplísima en cuanto al espectro de audio.

También es indecente que un producto de este tipo destinado a uso web, donde el sonido se comprimirá de facto para la transmisión en vivo, tenga capacidades tan impresionantes, más aún por el precio que, aunque alto para el común de los mortales, sigue siendo asequible en su campo. . Si el Yeti X estuviera equipado con una salida XLR , sin duda el Pro tendría mucho de qué preocuparse (y ni siquiera estamos agregando eso).

El micrófono tiene cuatro directividades (patrones) diferentes que permitirán adaptarse a diversas situaciones: un modo estéreo actuando como configuración estándar, un modo cardioide para una sola persona frente a un micrófono, un modo omnidireccional para un podcast con varios personas alrededor del micrófono y, finalmente, un modo bidireccional, perfecto para grabar donde dos personas están hablando cara a cara (con el micrófono en el medio). ¿Dijiste versatilidad?

Donde late el corazón del micrófono Blue Yeti X es, sin duda, en su ecosistema. Puede usarlo absolutamente solo y esto no será un problema para algunos usuarios, pero cuando desea equipar el micrófono con accesorios oficiales, la factura sube a una velocidad vertiginosa. Entre el brazo articulado a más de 100€ o el Radius (que aísla el micrófono de los golpes y vibraciones) a más de 70€, hay que estar preparado para meterse la mano en el bolsillo.

Lástima para un micrófono con una buena relación calidad-precio. Será necesario recurrir a accesorios no oficiales de menor calidad. No es un drama, pero vale la pena señalarlo.

3. Yeti Nano – Para pequeños presupuestos

Micrófono Yeti azul de la mejor calidad
Ver el precio

Mucho más asequible que los demás de su gama, el micrófono Blue Yeti Nano está diseñado para streamers o youtubers principiantes, o simplemente para aquellos que no quieren destinar un presupuesto muy elevado a la grabación de sonido. Posicionado como un micrófono de buena calidad y muy sencillo tanto en uso como en diseño, el Yeti Nano agrada y eso es completamente lógico.

Atractivo es probablemente la palabra que mejor resume este micrófono Yeti Nano. El precio, aunque por encima de los 100€, es atractivo frente a otros micrófonos de la marca, y su facilidad de uso permite jugar a todo el mundo.

El formato es más pequeño que el Yeti X, la configuración es menor con sus dos modos (cardioide para hablar solo frente a su micrófono y omnidireccional para capturar todos los sonidos y voces alrededor) y no hay florituras en el diseño o funcionalidades.

El objetivo: ir directo al grano. Tuvo éxito. Sobre todo porque Blue Microphones no ha olvidado un detalle esencial: el Yeti Nano es robusto y muy estable una vez instalado. Incluso con la carrocería de plástico, todo sigue siendo de buena calidad con acabados exitosos.

Pero el problema final sigue siendo bastante equivalente al del Yeti X, aunque más pronunciado aquí. El Yeti Nano no es el mejor en calidad de grabación e incluso tenderá a ser demasiado sensible a los chasquidos (los ruidos en la boca que hacen las letras P y B, por ejemplo), por lo que es imprescindible comprar un filtro. ¿Nos ves venir?

Aquí también, el problema del micrófono Blue Yeti es su propio ecosistema de accesorios carísimos. Sin embargo, aquí no es imposible revisar la caja de accesorios no oficiales, ya que esto no afectará tanto la calidad general, de hecho más baja que en los demás. Pero esto tiende a romper el principio de accesibilidad de este micrófono.

Vea nuestro micrófono Blue Yeti favorito en Amazon

Deja un comentario