Necesidades nutricionales del bebé: instrucciones para la diversificación de alimentos

Los padres ya deberían pensar en la diversificación alimentaria del bebé a partir de los 6 meses, o incluso de los 4 meses para algunos. Esta es una etapa muy importante en su vida y es fundamental introducirlo gradualmente a los suplementos. Aquí le mostramos cómo comenzar la diversificación de alimentos de su bebé y satisfacer sus necesidades nutricionales.

¿Cuándo empezar?

Cuando hablamos de diversificación de alimentos, esta noción es un poco vaga y realmente no sabemos lo que implica. Lo primero que debe saber es que no hay necesidad de apresurarse.

Se recomienda iniciar la diversificación alimentaria antes de los 4 meses o deambular demasiado más allá de los 6 meses. Además, se recomienda esperar a que el niño esté «listo», listo para tragar pero también listo para descubrir nuevos sabores.

Lo más importante que debe saber es que la introducción de nuevos alimentos puede generar riesgos de alergias, así como de comer en exceso o deficiencias, especialmente en hierro, vitamina D y calcio.

En caso de antecedentes familiares de alergias alimentarias, le recomendamos que espere los últimos 6 meses para comenzar.

¿Cómo puedo diversificar la dieta de mi hijo?

La importancia de la leche

Antes que nada, debes saber que tu bebé de 6 meses debe seguir bebiendo entre 500 ml y 800 ml de leche al día hasta los 3 años, que por supuesto calentarás en un calienta biberones.

La leche sigue siendo el alimento básico que le proporciona todos los nutrientes que necesita para su crecimiento y desarrollo cerebral, a saber, proteínas, lípidos, carbohidratos, ácidos grasos esenciales (AGE), vitaminas, oligoelementos y minerales.

Por la mañana, puedes añadir 2 cucharaditas de cereal infantil para introducir el gluten y limitar el riesgo de alergia.

Comidas favoritas

Es importante proceder con cuidado para no apurar al bebé. Comience con verduras de sabor moderado, como judías verdes, guisantes, calabaza, patata y zanahoria, preferiblemente orgánicas. Se recomienda hacerle probar un alimento a la vez para diferenciar los gustos e identificar más fácilmente una posible alergia.

En cuanto a las frutas que son más sabrosas y por tanto más fáciles de aceptar, lo ideal sería introducirlas quince días después de las verduras. Comience con la manzana, la pera y el plátano y asegúrese de que estén completamente maduros.

La carne, el pescado y los huevos son proteínas esenciales, incluso indispensables, pero sólo debes introducirlos a partir del 7º mes del bebé en forma de puré y en pequeñas cantidades.

Los productos lácteos, incluidos los quesos y yogures pasteurizados o procesados, solo se recomiendan a partir de los 2 años. En ningún caso deberán reponer los 500 ml de leche al día hasta por 3 años.

¿Y para cocinar?

El bebé no debe consumir carne cruda, pescado crudo y huevos crudos. Estos deben estar bien cocidos en agua o al vapor en un babycook . No hace falta poner sal, porque el bebé tiene el doble de papilas gustativas que el adulto.

Sin embargo, puedes añadir un toque de grasa vegetal, como aceite de colza, oliva, girasol o avellana para un aporte de lípidos y omega 3.

Última actualización super8distribucion.es el 28 de marzo de 2022

Deja un comentario