Salud: acciones diarias para una buena higiene del bebé

Un bebé sano es un bebé feliz. Para ello, es importante asegurarle una buena higiene diaria y proporcionarle todos los cuidados que necesita.

Super 8 Distribución, por lo tanto, revela algunas reglas de higiene esenciales para respetar el bienestar de su querubín.

Tener siempre un hogar limpio y saludable.

Es importante cuidar el entorno en el que se desarrolla un niño. Por lo tanto, sople el polvo regularmente para evitar problemas respiratorios como el asma.

Asegúrese de que el interior de la casa esté bien ventilado diariamente y trapee el piso de vez en cuando, sin higienizar demasiado el lugar, ya que esto evitará que el cuerpo desarrolle defensas inmunológicas. Sus sábanas, mantas y fundas de almohadas se lavarán una vez por semana.

El baño: un paso imprescindible

Para garantizar una buena higiene personal, es fundamental bañar a tu bebé una vez cada dos o tres días. Pero las necesidades no son las mismas según la edad. Efectivamente, para un recién nacido, se recomienda bañarlo 2 o 3 veces por semana, luego el otro día que crezca se puede optar por un baño más regular.

Lo más importante es prestar atención a la temperatura del agua. De hecho, los bebés tienen la piel sensible, la temperatura ideal para el baño es de 37°C o menos caliente.

Utiliza siempre una esponja de baño, un jabón de pH neutro o un gel de ducha y un champú especial para bebés, sin abusar. Se recomienda encarecidamente reservar una toalla solo para bebés, lavarla una vez a la semana y colocarla en un lugar bien ventilado.

Limpieza de ojos, nariz y oídos

Retire las secreciones blanquecinas de la esquina interna de los ojos vertiendo unas gotas de solución salina en cada ojo, luego límpielos con compresas. El sérum también se utiliza en las fosas nasales en caso de resfriado o congestión nasal, acompañado de una mosca bebé para eliminar eficazmente las secreciones nasales.

Para los oídos, evite los bastoncillos de algodón. En su lugar, use un guante humedecido con agua tibia y jabón para lavar los pabellones y surcos. Será necesaria una mecha de algodón enrollada sobre sí misma para limpiar la entrada al canal auditivo. El resto del rostro se lava con agua tibia y algodón.

Limpiando las nalgas para el cambio

Es fundamental cambiar el pañal del bebé con regularidad para evitar la aparición de rozaduras. Un recién nacido debe cambiarse entre 5 y 8 veces al día. Se recomienda cambiar a su bebé antes o después de la comida.

Empiece siempre por lavarse las manos. Para limpiar las nalgas del bebé, use toallitas sin perfume o algodón humedecido en agua tibia. Asegúrese de insistir en los pliegues de la ingle y entre las nalgas para eliminar todo rastro de heces o residuos de orina. Enjuague bien y luego seque con una toalla.

Si aparece enrojecimiento o irritación, es importante aplicar una crema adecuada. Si no está seguro, consulte a su médico o farmacéutico.

uñas y cabello

Para las uñas, use tijeras de punta redonda, redondeando las esquinas para las manos y cortando rectas las de los dedos de los pies. Lavado durante el baño, es decir no más de 2 a 3 veces por semana, el cuero cabelludo debe cepillarse todos los días con un cepillo suave para eliminar los grumos de secreciones grasas. Esto también eliminará la costra láctea.

Última actualización super8distribucion.es el 28 de marzo de 2022

Deja un comentario