Los mejores whiskys irlandeses

El whisky irlandés es popular y está ganando notoriedad. Y eso es bueno: mientras que el whisky escocés se robó el espectáculo durante muchos años, hay marcas poco conocidas que se encuentran entre los mejores whiskies irlandeses. Este revival da una buena excusa para descubrir los mejores whiskies irlandeses.

Embarcarse en la aventura es otra cosa. Todos conocemos el Jameson, al menos el Bushmills, y estamos de acuerdo en que son muy diferentes a otros tipos de whiskies. Pero explorar es otra historia.

Generalmente no se regala una botella de whisky: ¿cómo estar seguro de caer bien cuando uno no sabe nada al respecto? Con una gran selección de sabores y variedades frente a usted, la clave es familiarizarse con los nombres y características de los más queridos: eso es lo que haremos aquí.

Para obtener más información sobre el léxico específico del whisky irlandés, diríjase a la guía de compra .


Los mejores whiskies irlandeses en 2022

connemara-original-peated-single-malt

1. Connemara Original Peated Single Malt: un sorprendente whisky irlandés de turba

Rebajas
Connemara Peated Single Malt Whisky Irlandes 40%, 700ml
  • Whisky de malta irlandés hecho de cebada malteada sobre fuego de turba
  • Connemara posee un sabor y aroma a turba distintos, que infunde un delicado ahumado y un sabor suave y dulce
  • Lanzado en 2008, Connemara Original buscó reintroducir el whisky de Malta malteada en Irlanda
  • Connemara continúa siendo reconocida por sus whiskies y de alta calidad con premios tan importantes como la Medalla de plata 2014 en la San Francisco World Spirits Competition
  • Color: Ámbar claro; Nariz: ahumada, turba, suave, brezo, miel, roble

  • Rico en sabores
  • Original
  • Saber hacer
  • Sorprendente para los novatos.

La destilería de Connemara es poco conocida por el gran público, pero es de visita obligada para un nicho de amantes del whisky: los que les gusta la turba.

El whisky irlandés generalmente no se turba, un método que es más común en las producciones escocesas. Pero si eres curioso, ¡o aficionado! – de este tipo de sabores, este whisky vale la pena el desvío.

Nariz, sabor y proceso de elaboración

Su nariz es inicialmente muy turbia, pero se detecta una dulzura subyacente, específica del whisky irlandés. El matrimonio de los dos olores bastante contradictorios da un ligero olor a caramelo quemado. Detectamos otras influencias, cresilo, azúcar y un toque de chocolate negro.

En boca tiene notas de fuego de bosque resinoso y potente, equilibrado por notas más dulces. Termina con sabores ricos y suaves de chocolate y crema.

¡Un conjunto sorprendente, pero convincente!

La turba utilizada en la elaboración de este whisky es 100% irlandesa. Pero el producto final sí proviene de la colaboración entre una destilería escocesa, Gordon Mitchell, y las destilerías Cooley de Irlanda que producen Connemara. Para obtener su sabor único, se infundió un humo de turba con malta de cebada.

Tiene menos turba que la mayoría de las producciones escocesas, especialmente las de la isla de Skye, y tiene más delicadeza. Eso se debe a que, como muchos whiskies irlandeses, se envejece en barricas de roble que alguna vez contuvieron bourbon.

Veredicto

Connemara es un whisky sorprendente, que difiere mucho de lo que se asocia con el whisky irlandés. Quedará mejor seco o con unas gotas de agua, pero no será apto para cócteles.

Si destaca por su originalidad, es un whisky que no desagradará a los amantes de los sabores a turba. El matrimonio entre la dulzura del whisky irlandés y la turba escocesa seducirá a los conocedores

kilbeggan-tradicional

2. Kilbeggan Traditional: el mejor whisky irlandés barato

Kilbeggan 0,70 L.
  • Whisky de Irlanda, región: Westmeath
  • Contenido de alcohol: 40,0% Vol.
  • Contiene cebada

  • Precio bajo
  • Equilibrio
  • Rico
  • Versátil
  • Poco original

La destilería Kilbeggan existe desde 1757. Si disputa, con Bushmills, el título de la destilería más antigua de Irlanda es por su tormentosa historia. No estuvo activo de forma discontinua y se revivió durante la Prohibición estadounidense.

Nariz, sabor y proceso de elaboración

Presenta un hermoso color amarillo dorado, más rico que la mayoría de los whiskies irlandeses convencionales. Esto es tanto más notable cuanto que los whiskies irlandeses son conocidos por su color más pálido y son menos marcados que los bourbons y los whiskies escoceses.

En boca tiene la ventaja de ser clásico y agradable, con notas dominantes de granos y cereales sutilmente tostados. Termina con una nota más dulce, con un toque de vainilla, caramelo y nueces.

El final vuelve a los cereales, más delicados, que se vuelven más secos, amaderados y picantes. En general, es un sabor equilibrado, redondo y clásico, que los conocedores critican por su falta de carácter.

Kilbeggan se destila dos veces, no tres veces, a diferencia de la mayoría de los otros whiskies irlandeses. Una particularidad que, según los conocedores, le permite conservar notas más sutiles del cereal. Y, en general, deja más espacio para los sabores naturales del whisky.

Veredicto

Kilbeggan es un whisky tradicional, respetuoso del saber hacer irlandés, que permite descubrir los sabores típicos de este alcohol sin correr riesgos. Este es el que recomendaríamos a un novato que quiere desviarse del camino trillado, pero que aún busca cierta accesibilidad en un whisky. Este gran clásico se mezcla muy bien y es fácil de degustar.

lambay-pequeño-lote-mezcla

3. Lambay Small Batch Blend – El whisky irlandés más original

Lambay Whiskey Small Batch Blend Irish Whiskey Cognac Cask Finish 43% Vol. 0,7l in Giftbox
  • Color: marrón dorado
  • Nariz: floral, cítrica, notas de especias
  • Sabor: floral, almendras picadas, pimienta, malta
  • Acabado: largo, picante-dulce
  • óptimo para cualquier cóctel o con hielo

  • Excéntrico
  • Fragante
  • Elegante
  • No para cócteles.

Lambay no es solo el nombre de este whisky, también es el nombre de la pequeña isla, frente a la costa este de Irlanda, donde se destila este whisky. ¿Sus consignas? Tradición y excentricidad. También es por esta razón que su logotipo bastante original es un frailecillo, un pájaro nativo de Lambay, ¡que lleva un esmoquin y una pajarita!

Nariz, sabor y proceso de elaboración

Si alguna vez has probado las gachas, esta preparación para el desayuno a base de avena, este es el primer olor que detectarás en este whisky. A continuación, encontramos notas de miel y canela, con un sutil toque de piel de naranja.

En boca es otra cosa. Con notas de cebada, vainilla cremosa, fresa y melocotón, todo sobre una base picante, este whisky es explosivo. Terminamos con notas de cassis y manzanilla cuando el sabor a pimienta subyacente se vuelve más floral y seco.

Si este whisky presenta un bouquet de sabor tan sorprendente es porque se envejece dos veces. Primero en barricas de bourbon, como es costumbre. Luego en barricas de Cognac de Camus, originario de Charente, en España. ¡Y está hecho con agua de manantial natural de la isla de Lambay!

Es un blend, es decir, una mezcla de varias maltas de cebada cuidadosamente seleccionadas. Pero eso no es malo, muchos whiskies de mezcla se encuentran entre los más prestigiosos de Irlanda.

Veredicto

Es un whisky perfectamente equilibrado entre originalidad y tradición. Se puede recomendar fácilmente como regalo para un consumidor informado o para un novato aventurero. Si presenta sabores sorprendentes, tiene la ventaja de ser apreciado por el mayor número y no debe desanimar a nadie. Es ideal para una degustación.

5. Bushmills Black Bush – Mejor whisky de gama media


  • Tradicional
  • Inevitable
  • Fácil de probar
  • Sabor complejo y equilibrado.
  • Muy suave

Bushmills es posiblemente la segunda destilería más famosa después de Jameson. Muy extendido en el Reino Unido, también se puede encontrar en muchos puntos de venta españolaes. Y si su whisky clásico es obviamente recomendable por su soltura, su aspecto consensuado, su bajo precio y su éxito en coctelería, nosotros preferimos detenernos en su Black Bush. Esta colección especial tiene muy buenas sorpresas guardadas.

Nariz, sabor y proceso de elaboración

Empezamos con una nariz de uva muy madura, con toques cítricos difusos, algunas notas de caramelo y cacahuetes.

En boca es sobre todo vainilla y se destaca una dulzura cremosa, cercana a un sabor a caramelo: es la marca de una barrica de bourbon cargada y perfumada. De fondo percibimos una nota creciente de piel de cítricos y manzanilla, que es más seca, así como una cálida canela. El final es una síntesis perfecta de estos dos sabores, con una mezcla de galleta mantecosa, ciruela al horno y naranja.

Contrariamente a la costumbre, Bushmills no comienza su proceso de envejecimiento en barricas de bourbon: ahí es donde termina. Previamente se envasa en barricas de jerez español, Oloroso Sherry, lo que le da un sabor único. Por otro lado, y esto es más tradicional, su malta se destila tres veces.

Veredicto

Es simplemente un campeón de rango medio, que puede ser adecuado para un regalo prestigioso y apreciado que puede salirse con la suya a bajo precio. Este whisky irlandés se mezcla muy bien, pero también se puede disfrutar solo. Combina perfectamente con cítricos en cócteles. ¡Prueba la Dama Escarlata, por ejemplo!

Su calidad y especificidad le valieron una medalla de plata en la competencia Sobresaliente de 2013.

jameson-barril-negro

6. Jameson Black Barrel: el whisky Irish Blend con una sorprendente relación calidad-precio

Rebajas
Jameson Black Barrel Whiskey Irlandés, 700 ml
  • Color: Ámbar. Nariz: Rica, llena, muy dulce, frutas exóticas, albaricoques, papaya. Sabor: Cremoso, rico, afrutado. Acabado: Larga duración, notas de fruta, madera.
  • Perfecto como un regalo

  • Calidad-precio
  • Complejo
  • Original
  • No se mezcla bien en cócteles.

Por una vez, si hablamos de whisky irlandés, todo el mundo conoce a Jameson. Es simplemente la referencia en este campo, al menos en España. El Black Barrel, por otro lado, es una gama más interesante de la destilería. Es un lote pequeño, lo que significa un lote pequeño. ¡Entiende, una edición limitada, por lo tanto, no te la puedes perder!

Nariz, sabor y proceso de elaboración

Este whisky presenta una rica nariz con notas de frutas tropicales, coco, nectarinas y nata, con un potente corazón de cereales dulces y cálidos.

En boca es denso y lleno, intenso y cremoso, con muchos sabores contradictorios. Puedes ver dátiles, nueces o cáscaras de naranja. El melocotón y el coco emergen gradualmente, con notas persistentes de especias de invierno -canela o nuez moscada, según se prefiera- y flores secas. Por otro lado, hay una persistente presencia de carbón vegetal por detrás, lejos del whisky de turba, pero aún perceptible. Podríamos compararlo con el de un chocolate muy negro.

El Black Barrel no lleva su nombre por nada. Proviene de un proceso llamado doble carbonización. Las barricas utilizadas para su crianza se carbonizan dos veces, lo que le da todo su cuerpo y su riqueza; pero también un sabor particular que dificulta su mezcla en un cóctel.

Se envejece en barricas de Jerez Oloroso, como Bushmills, lo que le da todos sus sabores.

Veredicto

Sin duda, el Black Barrel es un whisky sorprendente que se eleva muy por encima del clásico Jameson. A primera vista, es bastante consensuado, pero tiene algunos elementos de originalidad desconcertantes e interesantes, especialmente por este precio. Con los ojos cerrados, sería difícil creer que es un Jameson.

connemara-12-year-old-peated-40

7. Connemara 12 años – Mejor whisky irlandés con turba

Rebajas
Connemara Irish Whisky Peated Malt - 700 ml
  • Color: ámbar
  • Nariz: fresca, ligeramente aceitosa, con toques de turba, manzanas y peras
  • Sabor: dulce, casi picante, notas de ruibarbo, malta, mantequilla y humo
  • Acabado: de longitud media, con toques de vainilla y humo

  • Complejo
  • Personaje
  • Alta calidad
  • dominado
  • muy turbio

Teníamos que volver a Connemara, uno de los whiskies irlandeses más reconocidos. Esta vez es un niño de 12 años. Aquellos familiarizados con el whisky escocés pueden no quedar impresionados. Pero debes saber que los whiskies irlandeses son generalmente más jóvenes: ¡12 años ya es un rango excepcional!

Nariz, sabor y proceso de elaboración

En nariz, comenzaremos detectando notas de limón o pera madura, bajo una espesa turba, con toques de nata.

El sabor es muy turboso, húmedo, con un enlace a sabores más suaves. El conjunto recuerda, en cierta medida, a la crème brûlée, pero también a la sal marina. Terminamos con notas casi mantecosas, vainilla, nuez moscada ahumada o avellana.

Esta es una sola malta: todas las maltas provienen de la destilería. Este whisky se envejece en barricas de bourbon exclusivamente, según la pura tradición irlandesa, lo que le confiere un sabor más franco e intransigente. Nosotros preferimos degustarlo con un poco de agua para reducir el poder de la turba y desarrollar los demás sabores.

Veredicto

Connemara, de 12 años, ha ganado numerosos premios: tres medallas de oro, incluida una en 2008 en el prestigioso Concurso Internacional de Vinos y Licores de Londres. Es una apuesta segura para un whisky original. Aunque es un poco caro, puede recomendarse para un regalo de prestigio o una degustación. ¡Siempre que te gusten los whiskies de turba!

el-irishman-whisky

8. The Irishman: posiblemente el mejor whisky irlandés del mundo

The Irishman The Irishman Founder'S Reserve Small Batch Irish Whiskey 40% Vol. 0,7L In Giftbox - 700 ml
  • Color: oro.
  • Nariz: Suave, picante, melocotón, fresas, crema, manzanas, toques de pimienta blanca.
  • Sabor: Fruta madura, vainilla, canela.
  • Acabado: Larga duración, equilibrado.
  • perfecto como un regalo

  • Equilibrio
  • Tradicional
  • Delicado
  • Uno de los mejores del mundo.
  • El precio

Es uno de los mejores licores de Irlanda. De ahí su precio! Solo se distribuyeron 3000 botellas en 2022, y cada una está numerada y firmada. ¿La más sorprendente? Esta destilería tiene poco más de 20 años: nos demuestra que la antigüedad no necesariamente hace la excelencia, y que la tradición del buen whisky sigue viva en la Irlanda contemporánea.

Nariz, sabor y proceso de elaboración

En nariz presenta una dulce combinación de bourbon y malta caliente, con un toque de jengibre especiado. Y es todo ! En boca es delicadamente aceitoso, con una textura cremosa y una malta discreta. Detectamos notas de roble, seco, amargo y dulce a la vez, y terminamos con una rica mezcla de chocolate negro y especias.

¿Menos original que otros competidores? Puede ser. Pero el irlandés tiene una particularidad. Apunta a la excelencia en la pura tradición. Cada malta utilizada en esta mezcla ha sido cuidadosamente seleccionada por Walsh Whisky, la destilería que la produce. Se envejece en barricas de roble bourbon tras una triple destilación en las reglas.

Veredicto

Es difícil comunicar la excelencia de este whisky en su campo. Es una obra maestra del whisky irlandés, sin el uso de trucos ni adornos. Solo muestra el sabor de su cebada, con aplomo y confianza. ¡Por supuesto, está estrictamente prohibido hacer un cóctel con él! Para disfrutar solo o con un cubito de hielo.


Guía para comprar un whisky irlandés

Introducción

No se puede juzgar un libro por su portada. ¡Pero un libro, hojea! El frasco, bien cerrado, guarda sus secretos hasta que se abre. Entonces, ¿puedes juzgar un whisky irlandés por su etiqueta?

En otras palabras, se trata de saber por dónde empezar a descubrir el whisky irlandés. Un whisky no es un producto que pueda devolverse al fabricante, e incluso a un precio módico, es un gasto sustancial. ¿Cómo puede estar seguro de no cometer un error sin recurrir a Jameson o Bushmills?

La primera clave es aprender a navegar en la jerga de los amantes del whisky: bajo los gruesos adjetivos que acompañan a las etiquetas se esconden las pistas de un whisky a tu medida. Y lo verás, la diferencia entre un whisky y un whisky… no está solo en el extra E!

¿Qué es un acabado liso?

Como novato, querrá comenzar con un whisky con un final suave, es decir, un final suave, delicado y sutil. Esta es también una de las razones por las que el whisky irlandés es tan popular. Tiene menos quemadura de alcohol que otros tipos de whisky.

De hecho, generalmente se considera más asequible y más fácil de disfrutar. Es un elemento que sorprende enormemente a quienes lo prueban por primera vez y que han asociado esta palabra -whisky- con un escocés Talisker o Lagavullin. Un whisky es una bebida que suele ser bastante delicada al paladar, y desde luego no tan agresiva como se pensaba.

Por ello, el primer consejo que se le puede dar a un novato es que busque este tipo de descripción. Tendrás la certeza de haber elegido un whisky tradicional, delicado, que al menos tendrá la ventaja de no desanimarte.

¿Qué elegir entre Single Malt y Blended?

Generalmente asociamos el Single Malt con una calidad superior. De hecho, es un error que muchos han integrado. Antes de continuar, se imponen algunas explicaciones.

La etiqueta Single Malt significa que todas las maltas utilizadas se produjeron en la misma destilería.

No debe confundirse con un Grano Único, que nos informa del uso de otros cereales como el maíz, el centeno o el trigo.

El Blend, o Blended, es por tanto una mezcla de varias maltas producidas por diferentes destilerías, hasta obtener el sabor y la calidad deseados.

De hecho, nada que influya negativamente en el sabor, por lo tanto. La injusticia de la mala reputación de los Blends también radica en el hecho de que algunos Single Malt también son el resultado de una mezcla. Siempre que todas las maltas provengan de la misma destilería, se considera un Single Malt… aunque en su elaboración se hayan utilizado varios whiskies diferentes.

Algunos Single Malts son decepcionantes y algunos Blends han recibido prestigiosos premios. En conclusión, no te dejes llevar por aquellos que te dirán que el Single Malt es de mejor calidad –o, aún más absurdo, que es mejor empezar con un Blend si no estás seguro de que te guste, por no no” estropear» un Single Malt.

¿Qué significa «Pure Pot Still»?

En algunas etiquetas, verá la mención «Pot Still» o «Pure Pot Still». ¿Qué significa esto concretamente?

Es un whisky irlandés elaborado a partir de cebada malteada y sin maltear, y destilado en un alambique de cobre tipo Charentais. Por el contrario, un Single Malt clásico, que también se destilará en un alambique Charentais, utiliza únicamente cebada malteada.

Es en el Pot Still que reside la pura tradición del whisky irlandés que se remonta, como muchas cosas, a una simple historia de impuestos. En el siglo XVII, la corona británica impuso un fuerte impuesto a la cebada malteada que afectó la producción de whisky y cerveza; Los productores irlandeses eluden este impuesto mezclando estas dos cebadas diferentes. ¡Y así nació el whisky!

Hoy en día se aprecian los whiskies que llevan la etiqueta Pure Pot Still, ya que es garantía de calidad y saber hacer.


Preguntas frecuentes sobre los whiskies irlandeses

¿Cuánto cuesta un buen whisky irlandés?

No es necesario gastar millas y centavos para darse un capricho, especialmente cuando se trata de whiskies irlandeses. Se trata de encontrar el adecuado para usted. Hay botellas excelentes en torno a los 30-40€, con buenas sorpresas entre 20 y 30€.

Algunas botellas excepcionales pueden alcanzar varios cientos de euros, con récords vertiginosos, hasta los 35.000€. Sin embargo, estamos lejos de la locura de ciertos single malts escoceses, que pueden llegar a varios millones.

¿Qué es un whisky de turba?

Aunque es bastante raro en Irlanda, los whiskies de turba son muy apreciados por los conocedores por su sabor único. A algunos les gusta, otros lo odian: el sabor a turba es muy particular y no necesariamente complace a todos.

En inglés, peated es turba, una palabra que proviene de las turbas. Las turberas son ciénagas características de las Islas Británicas, formadas por plantas y tierra en descomposición, cargadas de aromas y en ocasiones de sal. Al quemarlos, se libera un humo denso que da sabor a la malta verde utilizada en la elaboración del whisky.

El sabor a turba es más o menos fuerte según la cantidad de turba quemada y el tiempo de exposición, pero también de la calidad de la propia turba. Los de la Isla de Skye, Arran o Jura, en Escocia, son especialmente apreciados por su riqueza en sal y aromas que hacen el éxito de sus whiskies.

Aquellos que te aman describirán este sabor como el del encuentro entre una tormenta oceánica y un fuego. Los enemigos te dirán que se sienten como si estuvieran bebiendo de una parrilla sucia. Sabores y colores!

¿Qué hace un buen whisky irlandés?

En general, el respeto por las tradiciones es un buen indicador de la calidad de un whisky. De hecho, algunas producciones pueden engañar a la calidad de su producto añadiendo, por ejemplo, colorantes alimentarios, que tienen la ventaja de dar al whisky un aspecto más antiguo.

Por otro lado, tradición y antigüedad son dos cosas completamente diferentes. Y el irlandés de Walsh Whiskeys es un buen ejemplo, ya que está considerado como uno de los mejores whiskies tradicionales del mundo a pesar de llevar sólo unos veinte años de elaboración.

En general, puede confiar en los premios otorgados por los distintos concursos, en particular los organizados por instituciones irlandesas o británicas. Estarán muy interesados ​​en los métodos de fabricación y, por supuesto, ¡en el sabor!

¿Cómo servir un whisky irlandés?

Uno de los elementos que hizo el éxito del whisky irlandés es su versatilidad. Generalmente es fácil de beber y va muy bien con cócteles.

Tenga cuidado, este no es el caso para todos, especialmente para aquellos que se desvían un poco de los caminos trillados en términos del proceso de fabricación. Para estos, especialmente los que son de turba, preferimos añadir un cubito de hielo si es necesario.

En este punto, no se deje llevar por las aseveraciones, bastante arriesgadas, según las cuales un whisky debe beberse seco. Es completamente legítimo preferirlo fresco con un cubito de hielo, aunque la mejor manera de resaltar todos los sabores es agregar unas gotas de agua. La ligera dilución del whisky permite atenuar la presencia de alcohol y revelar todo el bouquet que ofrece. Pero en general, sigue tus instintos y tus gustos.

¿Cuál es el mejor cóctel con whisky irlandés?

Por supuesto, el café irlandés es imprescindible. Pero si quieres brillar en sociedad, o estás buscando una alternativa más refrescante, puedes disfrutar del Irish Whiskey Sour, muy simple de hacer y sorprendente cada vez.

Cuente 3cl de un whisky con un final suave, 2 cucharaditas de jugo de limón, 1 cucharadita de azúcar y agua con gas según su gusto. Mezclar bien y servir muy frío. Bono de presentación: se le puede deslizar una ralladura de naranja, para decoración y amargor.

Debido a que los whiskies irlandeses son suaves y en ocasiones ya tienen aromas cítricos más o menos destacados, suelen ir bien con piel de limón o naranja.

Esto es particularmente cierto para los grandes clásicos como Jameson, Bushmills o Kilbeggan. Es más difícil hacer cócteles exitosos con un whisky más complejo o con más carácter como Lambay o Connemara.

Si tienes un poco de fiebre, déjate tentar por el Hot Toddy, un gran clásico irlandés. Al otro lado del Canal equivalente al grog, es una infusión de limón, clavo, whisky y miel.

Planta clavos en una rodaja de limón, ponla en el fondo de una taza, añade una dosis de whisky y una cucharada de miel. Luego, vierte agua hirviendo sobre todo y déjalo reposar por unos momentos.

El efecto no está probado médicamente, pero al menos es delicioso. La receta se recomienda especialmente con un Kilbeggan tradicional.

Deja un comentario